Sección: 

episcopado ecuatorianoQuito, Ecuador.- "Como pastores de la Iglesia Católica, acompañamos al pueblo en sus apremiantes necesidades y oramos por un Ecuador pacífico, justo y equitativo, con pan y trabajo para todos". Este es el pronunciamiento de los obispos ecuatorianos frente a la paralización del servicio de transporte público y la protesta social en rechazo a las medidas económicas adoptadas por el gobierno. En un comunicado que lleva como lema la cita del papa Paulo VI "Si quieres la paz, trabaja por la justicia", el episcopado hizo un "llamado a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a la paz, a la justicia y al diálogo".

"La violencia, manifestada en cualquiera de sus formas, impide una visión objetiva de la realidad y pone en serio peligro la vigencia de los derechos que tanto debemos precautelar", agregan los obispos católicos, al tiempo de hacer un llamado a "todas las decisiones estatales y privadas" se orienten a que "todo ecuatoriano cuente con las condiciones necesarias para vivir con dignidad. Las compensaciones sociales deben favorecer a los más pobres".

En el mensaje, los obispos señalan que la "justicia social demanda a los poderes estatales la recuperación de los bienes del pueblo, usurpados mediante sistemas fraudulentos, para invertirlos en educación, salud, seguridad, vivienda, entre otros".

"El diálogo es el camino más adecuado y eficiente para que los ecuatorianos, especialmente los políticos, empresarios y representantes de los gremios y sindicatos, encontremos nuevos caminos que nos conduzcan hacia un país próspero desde una economía justa y solidaria", remarcan.

A continuación el texto íntegro del pronunciamiento de los obispos ecuatorianos

Quito, 4 de octubre de 2019

"Si quieres la paz, trabaja por la justicia" (Paulo VI)

Frente a los grandes desafíos sociales y económicos que vivimos, consecuentes con nuestros principios y valores humanos y cristianos, hacemos un

Llamado a la paz. La paz social es el valor fundamental para considerar y hacer efectivos los derechos fundamentales, particularmente de los menos favorecidos, comenzando por el derecho a la vida en todas sus etapas y dimensiones.

La violencia, manifestada en cualquiera de sus formas, impide una visión objetiva de la realidad y pone en serio peligro la vigencia de los derechos que tanto debemos precautelar.

Llamado a la justicia. La promoción de la justicia social debe estar en el centro de todas las decisiones estatales y privadas, de tal forma que todo ecuatoriano cuente con las condiciones necesarias para vivir con dignidad. Las compensaciones sociales deben favorecer a los más pobres.

La justicia social demanda a los poderes estatales la recuperación de los bienes del pueblo, usurpados mediante sistemas fraudulentos, para invertirlos en educación, salud, seguridad, vivienda, entre otros.

Llamado al diálogo. El diálogo es el camino más adecuado y eficiente para que los ecuatorianos, especialmente los políticos, empresarios y representantes de los gremios y sindicatos, encontremos nuevos caminos que nos conduzcan hacia un país próspero desde una economía justa y solidaria.

El diálogo hace posible que las diferentes organizaciones asuman el compromiso de buscar el bien común más allá del propio, permaneciendo abiertos al encuentro responsable, libres de posiciones extremas.

Como pastores de la Iglesia Católica, acompañamos al pueblo en sus apremiantes necesidades y oramos por un Ecuador pacífico, justo y equitativo, con pan y trabajo para todos.

Que Cristo, el Buen Pastor, bendiga al Pueblo Ecuatoriano.

CONSEJO DE PRESIDENCIA CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.