Padre PeroniEste próximo domingo, 8 de diciembre, entramos ya al segundo Domingo de Adviento en que se leen los textos del profeta Isaías 11, 1-10; la carta de San Pablo a los Romanos 15, 4-9; y el Evangelio de San Mateo 3, 1-12.  el P. Giorgio Peroni (Radio Latacunga, Ecuador) nos comparte su reflexión para este 2º Domingo de Adviento.

Nos encontramos celebrando este domingo 2º de Adviento y, al mismo tiempo la fiesta de la Inmaculada Concepción. Se nos presentan dos personas que iluminan el camino hacia la navidad, la de Juan Bautista y la de María. Ponemos la atención a las dos.

Juan Bautista y la invitación a la conversión: Jesús está por venir, más está a la puerta de nuestra casa pidiendo entrar y nuestra comunidad, nosotros todos, somos interesados a abrir la puerta, a encontrar al Señor, a hacerle entrar. Preguntémonos donde lo hacemos sentar? Hay un lugar adecuado y limpio?

Limpieza y conversión: la una palabra nos invita a reconocer la necesidad que tenemos del Señor, de su amor, de su perdón, la otra nos invita a una toma de decisión, de orientación nueva de la vida. Si permitimos al Señor de entrar, hay que dejarle que Él mismo dirija nuestro camino. Reconciliación y conversión son dos palabras que orientan el Adviento.

Dónde reconocer a Jesús que pide posada? Jesús es el hijo de Dios encarnado, no un dios cualquiera sino el que está a nuestro alcance, el que tiene un rostro, el que se acerca a nosotros en los hermanos.

Juan el Bautista: su lugar de vida, su vestido, su alimentación manifiestan un vivir en condiciones extremas, en lugares donde no hay espacio para elegir, para el consumo y donde todo está centrado sobre la vida, sobre la subsistencia. Así emprendió el camino del pueblo elegido, el que había salido de Egipto y pasó los 40 años de su vida en el desierto. Liberarse del consumismo para que tenga espacio el Señor Jesús. Juan como Elías vestía pieles de camello, es enviado para preparar el pueblo a la llegada del Mesías.

Otro tema: no mezclar la fe con la superstición. Fariseos y escribas habían metido tantas normas y costumbres que no tenían nada que ver con la fe, así como nuestros pueblos, como nosotros mezclamos muchas iniciativas en los momentos religiosos que no tienen nada que ver con la fe. Pensamos a cuanto espacio social tienen las celebraciones de los sacramentos y cuanto mezclamos momentos sociales con la misa.

Anunciación: es el tiempo de lo cotidiano, de la encarnación, de Dios en la vida diaria de los hombres. Dios necesita una mano, lo inaudito de Dios es lo que María acepta. María es la mujer del corazón redimido y es allí donde encontramos en María la fe de todos los días, allí donde se nos sugiere de estar listos porque Dios viene cuando Él quiere, siempre es inesperado. Es necesaria la disponibilidad, un corazón transparente capaz de entender la presencia de los ángeles que nos anuncian la llegada, la presencia y el actuar del Señor.

Es así como María es la "puerta del cielo", un cielo que no es lejano sino que está tan cerca de ser en nosotros. El ángel es enviado, es el profeta y a ti te toca dar la respuesta, la construcción de una vida de testimonio, te toca ser como María, la puerta del cielo que hace posible la encarnación del hijo de Dios.

María es la mujer del Adviento verdadero que engendra en sí misma, que da a luz, es la espera física del nacimiento que se construye en una relación de fe profunda que permite vivir intensamente lo enviado por Dios; ella es la "llena de gracia" es el objeto de toda benevolencia y de todo bien. Todo es obra de Dios! "Si somos cristianos no podemos descuidar la realidad del pecado"(De Lubac).

social_buttons
AdjuntoTamaño
Audio icon dom.2adv.mp35.66 MB

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.