Padre Giorgio PeroniComentario sobre el evangelio que se proclama en el segundo domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C, correspondiente al domingo 20 de enero de 2019.  La lectura es tomada del evangelio según San Juan 2, 1-11.
Comentario del padre Giorgio Peroni

Las Bodas de Caná

Hoy miramos al primer milagro de Jesús en Caná de Galilea. Los cristianos llamamos al milagro "signo". ¿Qué quiere decir?

Hay que ir más allá de lo que ven los ojos, de los sentidos, para descubrir lo que el Maestro quiere revelar, lo que quiere enseñar, lo que quiere donar.

Primero preguntémonos ¿donde está lo más importante? ¿Es el vino, es el agua, son los esposos, son los discípulos, son los siervos, es María, es Jesús?

Luego, ¿qué nos revela? ¿Dónde está Dios? ¿Quién es Dios?

¿Qué nos enseña? María es la imagen del discípulo.

¿Qué nos da? Hay una novedad en el agua que se cambia en vino.

Hubo una boda en Caná de Galilea, a la cual asistió la madre... los discípulos y Jesús.

Allí está Jesús, donde lo hombres construyen su vida, donde se encuentran, donde se buscan, donde se aman, donde hacen casa. ¿Dónde estás Dios? Búscalo entre los hombres, construye su casa entre las casas de los hombres: allí empieza el "signo", cuando la historia se vuelve cargada de valores que van más allá de lo que ven los ojos y encuentran que Dios está entre sus hijos.

Es en Caná donde se realiza eso. Si Judea y Jerusalén son el lugar y el "signo" de la incredulidad, Galilea es el de la acogida, de la fe.

Como llegara a faltar el vino.

Siempre falta algo en la vida de los hombres. El vino, signo de la "fiesta mesiánica" no es fruto de la construcción humana, es siempre don y solo quien tiene los ojos de la fe logra entender que hay que abrir el corazón para recibir el don.

María le dijo: "Ya no tienen vino".

María es "el signo" del discípulo, la imagen de quien lee la vida, de quien descubre la pobreza de la vida y de quien lleva la vida a Jesús. Si en la navidad era la Madre del Hijo de Dios que venía hacia los hombres, ahora es la madre de los hombres que conduce al Salvador. Al Antiguo Testamento le falta vino, le falta Cristo.

"Mujer, ¿que podemos hacer tú y yo? Todavía no llega mi hora"

La llama como en la cruz. El evangelio tiene su realización en la pascua y María tiene su papel en la vida del Señor.

"Hagan lo que Él les diga".

El discípulo conduce hacia Jesús, nunca se sustituye a Él.

En cuanto el mayordomo probó el agua convertida en vino.

El mayordomo no sabe, los sirvientes sí: el vino de Jesús es misterioso en su origen, es su Persona, es su obra de revelación, son los bienes prometidos, es la relación de amor Dios-Hombre. Los servidores saben que es un don que viene de Dios porque han cumplido la orden del Maestro.

---

Padre Giorgio Peroni, Radio Latacunga, Ecuador.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.