Radio Santo DomingoComentario sobre el Evangelio que se proclama el primer Domingo de Cuaresma, ciclo B, correspondiente al domingo 22 febrero de 2018.  La lectura es tomada del Evangelio según San Marcos 1, 12-15.

Cuesta alcanzar las metas trazadas, desarrollar una disciplina y ser constantes cuando las cosas empiezan a salir mal y pareciera que todo conspira para renunciar al camino que ya empezamos andar. Justo allí, las tentaciones se presentan con mayor insistencia, tal como le sucede a Jesús en el desierto y es el quien nos enseña a responder en este tiempo de Cuaresma.

Jesús estaba en el desierto, expuesto al cambio del clima, a los peligros, al hambre y la sed. Pero su firmeza se alimentaba de su fe. Esa fe que se percibe, que se nota y se siente y que requiere de esfuerzo. Es como el matrimonio, donde las parejas se esmeran por lograr la felicidad, a pesar de las circunstancias difíciles, las diferencias y las tentaciones.

En el desierto de nuestras vidas, también aparecen tentaciones que nos prueban la resistencia. A veces son los vicios, los alimentos que sabemos nos hacen mal, los problemas económicos y personales que nos muestran el camino fácil para llegar a nuestras metas... Y sin embargo, "Jesús nos está invitando a hacerle frente a esas tentaciones", explica el sacerdote Carlos Doza Medina.

Lograr un bien necesita de esfuerzo, de procesos que empiezan con el primer paso. Y lo aprendemos de Jesús, quien se adentra en el desierto para prepararse, dar los pasos que necesita y salir a cumplir su misión evangelizadora y redentora. Nacemos frágiles, al pasar los años nos fortalecemos. Tal como la fe, que emerge como una chispa y ya depende de la constancia de cada uno para dar frutos.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.