Radio Santo DomingoComentario sobre el Evangelio que se proclama el cuarto Domingo de Cuaresma, ciclo B, correspondiente al domingo 11 de marzo de 2018. La lectura es tomada del Evangelio según San Juan 3, 14-21.

Tanto amó Dios al mundo

No hay amor más sincero que el de una madre, podemos sentirlo y disfrutarlo, un reflejo apenas del amor de Dios hacia el hombre; ese amor que, aunque invisible a los ojos, se hizo real en la pasión y muerte de Jesús en la cruz, y que hoy sigue siendo difícil de entender, al punto de generar rechazo.

¿Por qué Jesús lleva en sus hombros la cruz de la redención? ¿Por qué alguien, incluso Dios, aceptaría el sacrificio de su Hijo? La respuesta se resume en: un acto de amor y, es que el amor auténtico no trae explicaciones visibles, solo acciones concretas como la misericordia y el servicio; frutos del amor, frutos de la fe.

Encasillamos a Dios Padre en una figura inflexible y, hasta cierto punto, castigador. Sin embargo, en los evangelios, Jesús muestra a un Padre amoroso, humano, dispuesto a escuchar y donde la única condición es la conversión sincera, tal como como lo hace Nicodemo o el mismo Mateo. “Dios ama, no juzga”, comenta el sacerdote Carlos Doza Medina.

El hombre se equivoca, tropieza y cae. En este tiempo de Cuaresma, Jesús nos pide hacer comunidad, sin juzgar, sin censurar… ¡solo una comunidad! Capaz de ayudar a reencontrase, a ser más justa, acogedora y respetuosa de la vida que Dios extendió a través de la cruz y que se concretizó en la resurrección.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.