Padre Héctor HerreraComentario sobre el evangelio que se proclama en la solemnidad de La Sagrada Familia, ciclo A, correspondiente al domingo 29 de diciembre. La lectura es tomada del evangelio según San Mateo 2,13-15.19-23

Salva a mi Hijo

Mt 2,13-15.19-23 nos presenta la Sagrada Familia, víctima de la crueldad sanguinaria de Herodes, como hoy el Herodes moderno, de diversas formas quita la vida de los niños, sea por el hambre, eliminándolos antes de nacer o por la explotación en el trabajo.

Mateo, interpreta la historia a la luz de la Palabra de Dios: "José levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo" (v.13.)

Jesús se identifica con la familia humana pobre. Con esas familias que en la sierra padecen la inclemencia del clima, y las condiciones inhumanas. En la selva, donde nuestros hermanos de pueblos originarios, son despojados de sus tierras, de sus bosques y ríos contaminados por la ambición del dios oro por la codicia, sin importarles la vida humana.

Mateo identifica las palabras del profeta Oseas "Cuando Israel era un niño, yo le amé, y de Egipto llamé a mi hijo" (Os 11. 1), lo interpreta refiriéndolo a Jesús, el verdadero Hijo de Dios. "Levántate toma al niño y a su madre y vuelve a Israel (v. 20). Muerto Herodes el Grande, le sucedió en el trono su hijo Arquelao como soberano de Judea, Samaria e Idumea. Su crueldad, fue mayor que la de su propio padre. José, para escapar de la autoridad de Arquelao, no regresara a Belén de Judá, sino a Nazaret de Galilea (v. 23). Por eso es llamado Nazareno del tronco de Jesé (Is. 11,1).

El exilio a Egipto tiene, en Mateo, una finalidad simbólica: el Hijo de Dios, Hijo de Israel, ha de experimentar el Éxodo. Pero en el exilio la Sagrada Familia experimenta el rechazo, la soledad, el rompimiento de la estabilidad del hogar, como hoy muchos migrantes huyen de su país por causa de la violencia y las guerras.

Mt hace esa comparación simbólica, así como Moisés fue salvado (Ex 2,1-9), Jesús es salvado de las manos del tirano. Cuántos niños son exterminados hoy y cuántas familias sufren el dolor por la desaparición de sus hijos (Ex 15 s).

La familia necesita ser protegida y defendida en su derecho a la vida, en su crecimiento y madurez, en su derecho a la educación, a la alimentación y condiciones que aseguren y protejan la vida ecológica, "porque la familia es fuente de valores y prioridad en la nueva evangelización". Proteger y defender la vida de nuestras niñas y niños: "Vemos con dolor la situación de pobreza, de violencia intrafamiliar (sobre todo en familias irregulares o desintegradas), de abuso sexual, por la que atraviesa un buen número de nuestra niñez: los sectores de niñez trabajadora, niños de la calle, niños portadores de HIV, huérfanos, niños soldados, y niños y niñas engañados y expuestos a la pornografía y prostitución forzada, tanto virtual como real. Sobre todo, la primera infancia (0 a 6 años) requiere de una especial atención y cuidado. No se puede permanecer indiferente ante el sufrimiento de tantos niños inocentes" (D.A. 439)

"Quédate Jesús en medio de nuestras familias, ilumínalas en sus dudas, consuélalas en sus sufrimientos y en la fatiga de cada día, cuando en su torno se acumulan sombras que amenazan su unidad y su naturaleza" (Oración de Aparecida). Fr. Héctor Herrera, o.p.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.