Padre Giorgio PeroniComentario al Evangelio que se proclama el décimo domingo del Tiempo Ordinario, ciclo B, correspondiente al domingo 10 de junio de 2018. Las lecturas son tomadas de Gen. 3,9-15; 2Cor. 4,13-5,1; Mc. 3,20-35

Después de que el hombre y la mujer comieron...

Somos invitados a poner nuestra atención a la realidad del pecado. Todos somos pecadores y es por eso que la invitación es hacia cada uno en su interior. Es también uno de los temas poco aceptados por la cultura moderna que habla más de equivocación que de pecado. El pecado produce una incomprensión propia, del ser personal y una destrucción de sí mismo. Provoca unas consecuencias que son como una cadena de acciones que llamamos vicios. Allí entra la mentira, el engaño, las malas acciones, el echar culpas a los demás, etc...

Creo, por eso hablo.

El estar con Cristo es lo que llamamos fe, es creer, y el estar con Él, es la garantía de un camino que renueva y recupera la marcha hacia la plenitud de la vida. Sin ese camino no hay esperanza y la consecuencia sería la muerte. Pero la muerte ha sido vencida. Tener fe es abrirse a la esperanza de un futuro de eternidad.

Este hombre...

Siempre hay que emprender el camino de la fe con la pregunta de ¿quien es éste? La fe empieza desde el estar con Jesús, "Vengan y vean". Jesús es quien saca a los demonios porque donde está él no hay espacio para los demonios.

Este hombre está poseído...

De aquí la visión de quien tiene el corazón cerrado a la intervención de Dios. Para los escribas la lectura es provocadora, uno que libera a los poseídos es visto como el "jefe de los demonios", hay la incapacidad de entender la intervención divina que obra el bien, que ama a sus hijos, que no puede dejar espacio a la presencia del actor del mal. Es la historia de siempre, desde el comienzo en el jardín y será hasta el final, siempre hay la incapacidad de lectura de la realidad, siempre falta la disponibilidad a dejar actuar al Enviado, siempre se quiere ser dueños y actores independientes de la propia vida.

¿Cómo puede Satanás...?

La respuesta es clara, el Maestro tiene una visión que no deja espacio a juegos, a interpretaciones y justificativos del propio actuar. El demonio no es tan inútil de destruirse a sí mismo ya que él tiene clara la meta hacia dónde caminar, ser dueño del ser humano.

Los parientes fueron a buscarlo, pues decían que se había vuelto loco.

Hasta los de la misma casa resultan incapaces de entender el proyecto de Dios, se sienten con la responsabilidad de parar a este pariente propio porque hay que defenderse de la visión general de la gente y de los problemas que se producen con las autoridades. Con Jesús no hay más que tomar decisión, o con Él o contra Él, no hay espacio para estar a medias, para jugar.

¿Quién es mi madre y quienes son mis hermanos?

Ya la realidad del Antiguo Testamento está superada. Hay que dejarse comprometer con el Enviado, con el Dios hecho hombre, con el camino para divinizar al hombre.

Descargue el audio aquí

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.