padre Héctor HerreraComentario sobre el Evangelio que se proclama en el vigésimo domingo del tiempo ordinario, ciclo C, correspondiente al domingo 18 de agosto de 2019.  La lectura es tomada del evangelio según San Lucas 12,49-53

La paz fruto del amor

La paz es fruto del amor, de la verdad y de la justicia, crea comunión, supera toda división y maltrato entre las personas. El evangelio de Lucas 12,49-53 nos presenta a Jesús, como el mensajero de una paz profunda. Él sigue resueltamente su camino a Jerusalén. Es consciente de las resistencias agresivas a su misión. Nos enseña a estar alertas a la misión que nos toca a sus seguidores.

La Iglesia latinoamericana y caribeña, experimenta, el martirio en varios cristianos: laicos, religiosas, os, sacerdotes, obispos que entregaron su vida por el evangelio y en defensa de los pobres. De ese "bautismo de fuego", nos habla Jesús, se refiere a la hora de su pasión y cruz.

Elocuente testimonio de la Hermana Dorothy Stang, en defensa de los pobres, mientras los hombres apuntaban contra ella, buscó en su bolso la biblia, leyó las bienaventuranzas «Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios.» (Mt 5,9). Fue asesinada a tiros en la Amazonía oriental de Brasil, el 12.2.2005. Mons. Oscar Romero, el P. Rutilo Grande, P. Vicente Hondarza, Los PP. Sandro, Miguel y Zbigniew entre otros muchos en diversos países. Trabajaron por la paz y encontraron resistencia. Porque "trabajar por la paz es trabajar por la vida" (Henri Nouwen)

"Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios." (Mt 5 ,9). Jesús sabe que "su mensaje de paz lo llevará al bautismo de fuego (Lc. 3,16) y será sumergido en el dolor y la muerte". Su paz nace de su compasión por los pecadores, los despedía así: "Vete en paz" (Lucas 7, 50; 8, 48; 10, 5-9)
Su mensaje provoca división: ¿Piensan que vine a traer paz a la tierra? No he venido a traer la paz sino la división (v.51). Porque quienes se oponen al proyecto de Dios desprecian la vida, crean un orden injusto, dividen y mantienen "el orden con la fuerza de las armas. Son contrarios a vivir la comunión auténtica de respeto por la vida y los derechos de todo ser humano.

"Señalar las razones de la falta de fraternidad y de justicia, les parecerá a algunos -de buena o de mala voluntad- querer provocar divisiones. Hay quienes, en efecto, prefieren no ver de dónde vienen los males, porque eso cuestionaría sus presentes privilegios. Jesús está consciente que su prédica del Reino muestra una realidad en la que, desgraciadamente, las divisiones están ya presentes. Busca eliminarlas yendo a su causa: la falta de amor concreto y comprometido. Esto exige una decisión: Estar por o contra el Señor (vs.51-53)" (P. Gustavo Gutiérrez, o.p. Compartir la Palabra).

Jesús nos trae la armonía y la búsqueda constante de luchar contra los poderes de la muerte. La presencia del reino de Jesús es decir no al egoísmo, a la indiferencia, amar la vida como don de Dios reconociendo en cada ser humano, la imagen viva de Dios cercano y presente en cada acontecimiento. Sólo la fuerza de la oración, comunicación profunda con Dios, como lo hacía Jesús, nos abre nuevos caminos de libertad para actuar, resistir a la violencia, al odio y a la venganza con un espíritu y un corazón nuevos. Superando el desaliento, confiando en Cristo, que encontró su trono en la cruz como signo de libertad (cf. Hebr 12,1-4). Somos portadores de paz, cuando damos testimonio de Jesús Príncipe de la paz, viviendo nuestra fe y confianza en él y con él, entregando nuestra vida por nuestros hermanos. (Fr. Héctor Herrera, o.p.)

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.