Padre Giorgio PeroniComentario sobre el Evangelio que se proclama el 14° Domingo del tiempo ordinario, ciclo C, correspondiente al domingo 7 de julio de 2017.  Las lecturas son tomadas de los libros de Isaías 66, 10-14c; Carta de San Pablo a los Gálatas 6, 14-18; y, evangelio según San Lucas 10, 1-12. 17-20.

Yo haré derivar hacia ella, como un río la paz.

El ideal, la realización, para el cristiano, reposan en Dios. Él toma la iniciativa y va adelante, Él convoca y conoce por nombre a los suyos, Él interviene y construye la plenitud y la razón de la vida. Como el agua, es fuente de vida, es certeza de realización, es la serenidad de una relación que construye casa. Y lo que Él hace va siempre más allá de las expectativas humanas.

Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo.

Así como la gloria del Señor está en "el hombre que vive", así la gloria del discípulo está en el Maestro, en el Maestro que hizo de su vida un don gratuito del amor eterno que estaba en el corazón del Padre y que se hizo total en la entrega en la cruz. La cruz es el estandarte, la marca del cristiano. "Cuando seré levantado, atraeré a todos hacia mi": la cruz es gloria porque es camino de victoria.

Llevo en mi cuerpo las marcas de Jesús.

La relación con el Señor no es solo para una mirada, es una relación que se establece y que hace de los discípulos un "signo-sacramento" en el que está el Maestro y el Maestro lleva "las marcas" de la pasión.

Los mandó por delante de dos en dos.

Los profetas van "por delante", abren las puertas, preparan el corazón para que, el que ha de venir, sea reconocido y su presencia sea portadora de gracia. Siempre la misión es de Iglesia, es de comunidad, el testimonio no va en solo: la comunión de vida es la certeza del valor de la palabra pronunciada.

Rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies.

La tarea no es fruto de decisión humana, es parte del proyecto divino y solo se construye con el envío. Rogar, para no salir de la verdad del don que es de Dios y para ofrecer la respuesta a una llamada. "Siervos inútiles" que cumplen la misión y que encuentran su felicidad en el cumplimiento de la misma.

Os mando como corderos en medio de lobos.

La misión es compleja y la persecución es parte de la misión. Pero, al mismo tiempo, la actitud del misionero, no es la pelea, sino una propuesta serena de algo que quiere cambiar la guerra por la paz. Cordero pascual que encuentra su razón de ser en el sacrificio pascual.

No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias.

La misión no depende de las cosas. La libertad tiene que ser absoluta para que el testimonio sea transparente y la Palabra hable por si misma.

Cuando entréis en casa, decid primero: "Paz a esta casa".

La paz es don pascual, es el don de la victoria sobre el enemigo que es el pecado.

Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan: porque el obrero merece su salario.

Quedarse es para hacer casa, no solo parea una visita. Hacer casa es para hacer uno con la gente, es para ser parte de la comunidad y de la historia de la gente.

Comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: "está cerca el Reino de Dios".

La comida se vuelve camino de comunión y el curar manifiesta la victoria sobre la enfermedad, el dolor, signo del mal vencido por la pascua.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.