Padre Héctor HerreraComentario sobre el evangelio que se proclama el vigésimo noveno domingo del Tiempo Ordinario, ciclo C, correspondiente al domingo 20 de octubre de 2019l  La lectura es tomada del evangelio según San Lucas 18,1-8

Dios escucha nuestro clamor

"A los que buscan el Reino y la justicia de Dios, Él les promete darles todo por añadidura. Todo en efecto pertenece a Dios: el que posee a Dios nada le falta, si él mismo no falta a Dios" (S. Cipriano).

Lc 18, 1-8: Jesús nos habla de la parábola de la viuda y del juez injusto. La viuda representa a los pobres. Es una mujer despojada, insiste a ese juez que no teme a Dios ni respeta a los humanos (v.4) que le haga justicia. En este ejemplo Jesús nos muestra, el primer interesado por la causa del pobre es Dios, para que asumamos con responsabilidad y constancia. Dios escucha el gemido del pobre, porque lo ama y quiere su libertad. Es la actitud del creyente, orar, suplicar, entrar en contacto con nuestro Padre Dios. El conoce nuestras necesidades antes que se lo pidamos. Abrir nuestro corazón en la profundidad del silencio para encontrarnos con Dios cara a cara, para hablarle como el hijo o hija que acude a su Padre bueno, misericordioso y que espera también nuestro esfuerzo y quehacer cotidiano para dejarnos envolver por su amor y para construir la justicia de Dios aquí y ahora. Si este juez que es injusto ha escuchado a esa pobre viuda, con mayor razón Dios nos escucha.

Toda la vida de Jesús, es una constante oración, buscó siempre hacer la voluntad de su Padre Dios (Jn 6,39). Se retiraba a lugares solitarios a orar (Lc 5,16). Sólo en el silencio nos encontramos con nosotros mismos, con Dios y con los demás. Porque allí comprendemos la grandeza del amor de Dios y el amor al prójimo como a sí mismo. La fe madura cuando confrontamos nuestra vida con la Sagrada Escritura. Es la Palabra de Dios la que nos educa, nos corrige, nos capacita para enseñar y encaminarnos hacia la justicia y hacer obras buenas (2 Tim 3,16-17).

El Papa Francisco, refiriéndose a la viuda y al juez nos recuerda: “En nuestro camino cotidiano, especialmente en las dificultades, en la lucha contra el mal fuera y dentro de nosotros, el Señor no está lejos, está a nuestro lado; nosotros luchamos con Él a nuestro lado, y nuestra arma es precisamente la oración, que nos hace sentir su presencia junto a nosotros, su misericordia, también su ayuda. Pero la lucha contra el mal es dura y larga, requiere paciencia y resistencia —como Moisés, que debía tener los brazos levantados para que su pueblo pudiera vencer (cf. Ex 17, 8-13). Es así: hay una lucha que conducir cada día; pero Dios es nuestro aliado, la fe en Él es nuestra fuerza, y la oración es la expresión de esta fe. Por ello Jesús nos asegura la victoria, pero al final se pregunta: «Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?» (Lc 18, 8). Si se apaga la fe, se apaga la oración, y nosotros caminamos en la oscuridad, nos extraviamos en el camino de la vida. (Ángelus 20.10.2013)

Aprendamos de la viuda del Evangelio a orar siempre, sin cansarnos. ¡Era valiente esta viuda! Como valientes son las mujeres viudas que perdieron sus hijos durante el terrorismo y siguen clamando justicia, para que nunca más el asesinato, las desapariciones se repitan.

La fe nace en el corazón del hogar, sin vida de oración no hay fe. La fe se alimenta de la Palabra de vida, esperanza y libertad, nos da un espíritu nuevo para hacer cosas nuevas, para construir y plantar la semilla del reino en defensa de la tierra, del agua, de los ríos, en defensa de la ecología, mejorando la calidad de vida a favor de niños(as) desnutridos, no ser indiferentes. Escuchemos la voz del Espíritu: ama con corazón agradecido, sin desanimarte. Ora en todo tiempo. Y encontrarás sentido a tu vida, porque Dios está presente en cada circunstancia de la vida. ¿Seremos fieles en vivir en serio nuestra fe en Jesús? (Fr. Héctor Herrera, o.p.)

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.