Padre Héctor HerreraComentario sobre el evangelio que se proclama en el segundo domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C, correspondiente al domingo 20 de enero de 2019.  La lectura es tomada del evangelio según San Juan 2, 1-11.
Comentario del padre Héctor Herrera O.P.

Compartía la alegría

Jn 2,1-11. Jesús compartía la alegría de sus vecinos. Está presente en las bodas de Caná, junto a su Madre y sus discípulos. En Caná de Galilea, Jesús nos hace ver la llegada del reino de Dios, semejante a un banquete de bodas que el rey celebra para su hijo (Mt. 22,1 ss).

Ante la insistencia de su madre: “No tienen vino”, le responde “aún no ha llegado mi hora”. Se refiere a su pasión (Jn 17, 1; 12, 27). La pasión, a su vez, es el momento de la glorificación de Jesús, porque es la expresión suprema de su amor. "No hay amor más grande que dar la vida por los amigos" (15,13).

Las 6 tinajas, usadas para el rito de la purificación, son llenadas con agua convertida en vino (vv. 6-8). Jesús es el vino nuevo, actúa con amor y alegría. Cuando llegue la hora de su pasión será la hora del servicio, del sacrificio y gloría.

El agua, convertida en vino, significa la vida abundante que Jesús nos trae. Él es la verdadera Vid: “Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el viñador (Jn 15,1). Y nosotros los sarmientos (Jn 15,5). Unidos a Jesús somos ese vino nuevo que nos transforma en mensajeros alegres y gozosos de Jesús vivo y presente en medio de nosotros, compartiendo la alegría de servir y de vivir.

Jesús manifestó su gloria y el poder de Dios salvándonos de la sequedad y vacíos para convertirnos en el vino nuevo. Él quiere que su Iglesia sea esa nueva viña que acoge, profundiza su Palabra, la comunica y se convierta en mensajera gozosa de la vida, de la fe y del amor de Dios.

Somos el vino nuevo de Jesús, cuando nosotros cristianos guardamos ese vino nuevo de la alegría de servir, de estar dispuestos y generosos para con nuestros hermanos, cuando convertimos nuestras comunidades en testimonio de alegría y solidaridad. Cuando en la eucaristía compartimos el Pan vivo que es Jesús, nos alimentamos  como familia y nos comprometemos a ser mejores ciudadanos y personas constructores de una paz estable y duradera que vela por la integridad de la vida de sus hermanos, cuando estamos atentos a los problemas, angustias y alegrías de los hermanos seremos signos de fraternidad, de unidad, de personas agradecidas a Dios, que ven en los signos de los tiempos y de cada día la mano de Dios, que quiere hacer obras grandes para darnos la alegría de vivir.

Jesús comparte la alegría de una joven pareja que celebra la alianza de amor. Representa la alianza y la viña nueva sellada en este Jesús que sella con su amor la alegría de darse totalmente a la humanidad. En la boda nos sella también para una misión dar vida a los demás con amor y por amor. (Fr. Héctor Herrera, o.p.)

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.