Padre Giorgio PeroniComentario sobre el evangelio que se proclama el primer Domingo de Adviento, Ciclo C, correspondiente al domingo 2 de diciembre de 2018. La lectura es tomada del Evangelio según San Lucas 21,25-28.34-36.  Reflexión homilética del padre Giorgio Peroni, de Radio Latacunga, Ecuador.

Habrá señales prodigiosas en el sol, en la luna y en las estrellas.

Volvemos a empezar y empezamos desde el fin.

Adviento es emprender el camino hacia "un cielo nuevo y una tierra nueva". Es imprescindible la virtud de la esperanza porque no puede haber espera sin esperanza.

Sol, luna y estrellas son señales, o sea invitan a ir más allá para descubrir, o mejor, leer los "signos de los tiempos".

Emprender desde la meta hacia la cual orientamos nuestra marcha.

En la tierra, las naciones se llenarán de angustia y de miedo por el estruendo de las olas del mar; la gente se morirá de terror y de angustiosa espera por las cosas que vendrán sobre el mundo, pues hasta las estrellas se bambolearán.

¿Dónde estás, Señor? ¿Se te escapó de la mano este mundo que has creado? Cuando el hombre se hace dueño, las cosas toman posesión del mismo hombre y las señales no pueden ser que de destrucción y de muerte. Las mismas estrellas, señoras del cielo, pierden su razón de imagen de la belleza de la creación.

Entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube, con gran poder y majestad.

Se introduce una realidad nueva en la historia: el Hijo de Dios con rostro humano, el cielo nuevo y la tierra nueva empiezan y empiezan desde Dios. Una vez más Dios toma en sus manos la historia humana. Son manos de Padre que se abren a los hombres llamados a ser hijos suyos. La nube es su trono, poder y majestad son la grandeza de su intervención y un portal será su casa: "cielo nuevo y tierra nueva" con el rostro de un niño nacido en un portal.

Cuando estas cosas empiecen a suceder, pongan atención y levanten la cabeza, porque se acerca la hora de su liberación.

Aquí está la nueva forma de lectura de la historia que es historia de salvación. Dios está a lado, Dios está con, Dios está en los hombres y la historia es historia de gracia y de vida. Adviento es emprender el camino de la liberación, camino de humanización de Dios para divinizar al hombre.

Estén alerta, para que los vicios... no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos... velen, pues, y hagan oración continuamente.

Vigilancia es la actitud propia del adviento, es el paso que abre la puerta del corazón para disponerlo a emprender el camino. Ojo a las trampas, pueden distraer y es posible perder el horizonte; entonces volverá la desesperación y cualquier palabra hará perder el camino.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.