Padre Giorgio PeroniComentario sobre el evangelio que se proclama el tercer domingo del Tiempo ordinario, ciclo C, correspondiente al domingo 27 de enero de 2019.  La lectura es tomada del Evangelio según San Lucas 1, 1-4; 4, 14-21.

Invitados a caminar con Jesús, el maestro que nos conducirá a lo largo del año a vivir con Él y a vivir como Él.

Poner nuestra mirada fija en Él: es reconocer la centralidad de la persona de Jesús en nuestra vida y en la vida de la historia. Todo está finalizado a Él y todo tiene sentido en Él.

Poner nuestra mirada en Él es darle espacio en nuestra jornada

poner su palabra en el sitio más alto para que baje

como lluvia en la tierra de nuestra vida

vivir la vida de la comunidad en unidad.

Yo también, ilustre Teófilo, ... pensé escribírtelo por orden.

El evangelio es parte de la historia, no es un tratado de reflexión humana, es una persona que ha vivido entre nosotros y con nosotros y que quiere ser siempre en nosotros para revelarnos el sentido, el valor y la grandeza de la vida.

Fue también a Nazaret, donde se había criado.

Ser discípulos no es tan solo cuestión de haber nacido en un lugar o de tener un documento que identifique alguna pertenencia, va más allá. Es necesario volver la mirada al Maestro, a su propuesta, a su presencia, a su llamada.

Se levantó para hacer la lectura.

Es la lectura de la palabra y Él es la Palabra: hay una coincidencia en quien lee y en lo que lee.

El Espíritu del Señor está sobre mí.

Quien habla es el que tiene el Espíritu del Señor, es la vida de Dios. Experiencia creadora (nada de lo que está hecho, ha sido hecho sin Él) y presencia salvadora: el que ha creado es también el centro referente de la vida.

Me ha ungido para llevar a los pobres la Buena Nueva.

Hoy está el evangelio. Esta es la misión. Aquí está la razón de ser de la encarnación. El Reino es este, la presencia y la obra del Maestro, presencia que marca la opción preferencial por los pobres, Dios empieza desde allí, actúa desde allí, obra allí.

Proclamar el año de gracia del Señor.

Es el sábado del descanso de la creación: todo tiene su razón de ser en Dios, descanso que no termina en la ausencia de trabajo, sino que lo lleva a plenitud: todo viene de Dios y todo encuentra su fin y su razón de ser en Dios. Es el año de la bondad y de la misericordia, así es Dios.

Hoy mismo se ha cumplido.

El evangelio no es solo promesa, es realización. Hoy: es el hoy de todos los días.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.