Padre Giorgio PeroniComentario sobre el evangelio que se proclama el sexto domingo del tiempo ordinario- ciclo C, correspondiente al domingo 17 de febrero de 2019.  La lectura es tomada del evangelio según San Lucas 6,17.20-26. Reflexión del padre Giorgio Peroni, de Radio Latacunga, Ecuador.

Cuando nos ponemos en la historia, ¿desde donde su ubica el discípulo?

No puede ser desde cualquier lado como si todo fuera lo mismo. Es preciso asumir la postura del Maestro, el que hizo clara su opción. El "dichoso" no refleja una alegría superficial, sino el lugar donde Él está y donde es posible encontrarle. El discípulo que va a la escuela del Maestro, tiene que estar con Él y a Él se le encuentra donde están los pobres. Esta es la Buena Noticia. Los demás, los ricos, que siempre han tenido la certeza de la presencia y bendición de Dios, tienen que cambiar, desde los pobres se plantea un mundo de fraternidad y de justicia.

Jesús descendió del monte con sus discípulos y se detuvo en un llano.

Si el monte es el lugar privilegiado del encuentro con Dios, queda claro que lo que está por ocurrir es consecuencia del estar con Dios. Como allá en el Sinaí, ahora se prepara una nueva experiencia de alianza.

Dichosos ustedes los pobres, porque de ustedes es el Reino de Dios.

Si el Reino es la presencia y la obra de Dios, queda claro que allí está Él, el Maestro, y allí podemos ver su obra. Es un vuelco total en la concepción religiosa, Dios se pone a lado de los que sufren las consecuencias del pecado para ofrecerles la posibilidad de salvación. Queda claro, para el discípulo, que no puede tener otro punto de partida para su vida que ésta: desde los pobres construir la respuesta al Maestro que llama.

Dichosos serán ustedes... cuando los insulten y maldigan por causa del Hijo del hombre.

Entre el Maestro y los discípulos hay un vínculo muy profundo, vínculo de comunión y de unidad. En este modo los discípulos son parte de la acción del Maestro porque resultan ser el signo claro de su presencia y de su acción.

Pues así trataron sus padres a los profetas.

Parece que el conflicto histórico y permanente entre Dios y el hombre está aquí: Dios le quiere al hombre y busca su compañía y el hombre le tiene miedo a Dios y se escapa de Él.

Pero, ¡ay de ustedes, los ricos, porque ya tienen ahora su consuelo!

Tener la mirada solo a lo que ven los ojos, es encontrar tan solo lo oscuro de una vida sin eternidad, sin sentido. O nos abrimos a la eternidad o nos encerramos en el consuelo de una vida esclava de la muerte. El rico es el que tiene en sus manos todo lo que quiere y no sabe que lo grande de cada uno es reconocerse y ser don.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.