Sección: 

Monseñor Miguel CabrejosTrujillo, Perú .- En un mensaje titulado "La paz es fruto de la justicia" (Is 32,17), el Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y del CELAM, monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, condenó la violencia desatada en Chile y en varios países de América Latina y El Caribe, e hizo un llamado a "buscar la paz a través del diálogo" para encontrar  soluciones reales orientadas al bien común".

"Deseo expresar mi más fuerte rechazo a la violencia, sea cual sea su origen, y apelar a los gobernantes y las autoridades de nuestra región a que implementen políticas concretas y reales que garanticen la promoción de la persona humana y el bien común basado en los derechos fundamentales de libertad, respeto, equidad, justicia y cuidado de nuestra casa común, para que nuestros pueblos puedan tener un desarrollo humano integral", señala Monseñor Cabrejos.

El prelado peruano expresó su pesar y preocupación la violencia "que afecta a familias enteras, especialmente en Bolivia, Venezuela, Haití, Honduras, Nicaragua, Puerto Rico, Ecuador, Chile y Perú" y consideró que las causas de esta situación "se encuentran en la corrupción, en las democracias imperfectas y en situaciones de pobreza, desigualdad, desempleo o precariedad, en la mala calidad y cobertura de los servicios de salud, educación y transporte que han provocado un gran descontento. En toda nuestra región hay una especie de explosión social sin precedentes", aseguró.

"Es importante recordar que la política, que es sobre todo un servicio, no está al servicio de las ambiciones individuales ni del poder de cierto grupos, porque la inmunidad de la que disfrutan muchos políticos nunca debería convertirse en impunidad", insiste el arzobispo de Trujillo.

Monseñor Cabrejos Vidarte recuerda las palabras de la Comisión Permanente la Conferencia Episcopal Chilena al expresar "la profunda solidaridad y cercanía a la Iglesia y al pueblo chileno que sufre la violencia, que afecta especialmente a las personas más humildes y vulnerables. La gente no solo está cansada de la injusticia, sino también de la violencia".

Monseñor Cabrejos Vidarte explica que la Iglesia en América Latina y el Caribe es un solo cuerpo y "cuando una parte de ese cuerpo sufre, toda la Iglesia sufre, comparte su dolor, pero también su esperanza".

A continuación el mensaje completo de Mons. Cabrejos:

MENSAJE DEL PRESIDENTE DEL CELAM, MONS. MIGUEL CABREJOS VIDARTE, OFM, AL PUEBLO Y A LA IGLESIA QUE PEREGRINA EN CHILE ANTE LA ACTUAL SITUACIÓN QUE AQUEJA EL PAÍS Y TAMBIÉN A OTROS PUEBLOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

“La Paz es fruto de la Justicia…” (Is 32,17)

Estimados hermanos y hermanas:

Quiero expresar mi más profunda solidaridad y cercanía con la Iglesia y el Pueblo chileno que está sufriendo agresión y violencia, y que afecta sobre todo a las personas más humildes y vulnerables de este amado país. Como dice el Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile en su comunicado de este 10 de noviembre: “la gente no sólo está cansada de la injusticia, sino también de la violencia”.

También, nuestros hermanos y hermanas de la región latinoamericana y caribeña están sufriendo de la violencia que enluta a familias enteras, especialmente en Bolivia, Venezuela, Haití, Honduras, Nicaragua, Puerto Rico, Ecuador, Chile y Perú. Causas de ello las encontramos en la corrupción, en las democracias imperfectas y en las situaciones de pobreza, desigualdad, desempleo o subempleo, baja calidad y cobertura de los servicios de salud, educación y transporte, que han ido acumulando un gran descontento. En toda nuestra región se viene dando una suerte de “explosión social” sin precedentes.

Además, la Iglesia que camina en América Latina y El Caribe es un cuerpo. Cuando parte de ese cuerpo sufre, la Iglesia toda sufre con él, comparte su dolor, pero también su esperanza. Por eso, hay que insistir en la necesidad de buscar la Paz a través del Diálogo, con participación de todos los actores e instituciones para buscar soluciones reales que se orienten al Bien Común.

Finalmente, quiero expresar mi más firme rechazo a la violencia, venga de donde venga, e invocar a los gobernantes y autoridades de nuestra región a implementar políticas concretas y reales que garanticen la promoción de la persona humana y el bien común, basados en los derechos fundamentales de libertad, respeto, equidad, justicia y el cuidado de nuestra casa común, para que nuestros pueblos realmente puedan tener un desarrollo humano integral. Es importante mencionar que la política, que es ante todo un servicio, no sea sierva de ambiciones individuales, ni de prepotencia de facciones, porque la inmunidad de la que gozan muchos políticos nunca debe llegar a ser impunidad.

Que la Santísima Virgen María en sus múltiples advocaciones nos ayude, oriente e ilumine en la búsqueda de la paz, la justicia y el bien común.

 Paz y Bien

11 de noviembre de 2019.

 + Monseñor Héctor Miguel Cabrejos Vidarte OFM
Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)
Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana
Arzobispo Metropolitano de Trujillo

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.