Sección: 

Clausura V CAMSanta Cruz, Bolivia.- El V Congreso Americano Misionero (VCAM) concluyó el sábado 14 de julio con un llamado a buscar la libertad y una "democracia participativa y real" en América, donde en algunos países se mantiene a la población en situación de "opresión y muerte". La ceremonia conclusiva se cumplió frente del monumento de Cristo Redentor en la ciudad de Santa Cruz.

"Subir juntos a la montaña de la libertad, de la esperanza y de la democracia participativa y real, versus los populismos caudillistas y totalitarios, que en algunos de nuestros países mantienen a la población en una situación de postración, de opresión y de muerte", sostuvo el arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, en la misa de conclusión del mayor evento eclesiástico internacional realizado en el país.

En los cinco días del VCAM, los más de tres mil participantes, llegados de 25 países de América, reflexionaron sobre la importancia de la misión y la evangelización en la periferia. Por ello, Gualberti sostuvo en su homilía que "allí donde hay sufrimiento y dolor, porque se desprecia la vida, se pisotea la dignidad y derechos de la persona, se persigue a los que se desmarcan del pensamiento único, se priva de la libertad, se recurre a la violencia hasta el extremo de quitar la vida".

El arzobispo de Santa Cruz, que concelebró la misa de cierre con dos cardenales, 90 obispos, más de 400 sacerdotes y miles de misioneros, rechazó la "explotación irracional e indiscriminada de los recursos naturales que han causado heridas mortales a 'nuestra hermana madre tierra' y cuyas primeras víctimas son nuestros hermanos indígenas quitándoles su hábitat vital".

Otro de los pedidos del prelado consistió en buscar la paz para contrarrestar los gastos militares del armamentismo en los países de América. "A los que creen en la lógica del más fuerte, que fomentan el odio, el miedo y la desconfianza, entre nuestros pueblos, quitando recursos para crear fuentes de trabajo, para vencer a la pobreza e implementar políticas sociales al servicio de todo, en especial de los últimos y marginados", acotó.
Gualberti también animó a los misioneros asistentes a buscar la fraternidad e igualdad quitando los "muros que separan a los niños de sus padres y que discriminan por los orígenes y condiciones personales y sociales, muros a derribar para construir puentes de humanidad, fraternidad y solidaridad".

También clamó por una justicia que pueda vencer la pobreza, que "todavía mantiene en condiciones infrahumanas a una cantidad demasiado grande de hermanos en nuestro Continente", fruto de un "sistema injusto y mercantilista", "sistema que descarta a ancianos, a niños huérfanos y abandonados, a tantos hermanos pobres e indefensos".

Por último, el obispo pidió a los misioneros practicar los "valores del Evangelio" y "de nuestras culturas indígenas" en un ambiente de "reconciliación y de perdón para caminar por las sendas de la conversión sincera en nuestra Iglesia".

Fuente: VCAM

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.