Sección: 

Afiche del V CAMPor P. Guillermo Siles Paz, OMI*.- Con mucha alegría, Bolivia recibe a más de 3000 misioneros y misioneras de toda América del Sur y del Norte. Es el Quinto Congreso Americano Misionero, que se realizará desde el martes 10 al 14 de julio de 2018, en la ciudad de Santa Cruz. Ya el Papa Benedicto XVI, invitó a los obispos de América Latina en Aparecida (2007) para una gran misión continental y ahora el V CAM pretende entrar en esa apertura misionera.

Desde que Bolivia ha recibido el mandato de ser sede se lograron varios espacios de viviencia y reflexiones concretas, tanto a nivel de contenidos temáticos, como a nivel de participación de los diferentes espacios laicales y religiosos. Es por eso que fueron los simposios misionológicos, los que marcaron un nivel de participación e incidencia.

Ahora bajo el lema: “América en Misión, el Evangelio es Alegría”, se pretende concretar su objetivo de “Fortalecer la identidad y el compromiso misionero Ad Gentes de la Iglesia en América, para anunciar la alegría del Evangelio a todos los pueblos, con particular atención a las periferias del mundo de hoy y al servicio de una sociedad más justa, solidaria y fraterna.

América toda recibieron este aporte de trabajo y lograron profundizarlo para caminar hacia este Congreso Americano Misionero. En lo de Bolivia, todas las jurisdicciones eclesiásticas tuvieron la oportunidad de estudiar el instrumentum laboris, el cual provocó una serie de respuestas desde la propia realidad de los misioneros insertos en todos lugares de América. Se concretizó el tema que tiene también el mismo congreso, que “La alegría del Evangelio, corazón de la misión profética, fuente de reconciliación y comunión”, sea la luz de toda la nueva evangelización en la Iglesia de toda la América.

Ahora todos los misioneros en el V Congreso Americano Misionero trabajarán varios ejes temáticos: a) Evangelio, es decir, lo que anuncia el misionero nace de ese primer contacto con el Evangelio –como anuncio kerygmático vital- y vuelve a él como fuente que dinamiza su vida cotidiana. a) Alegría, que es fruto de la experiencia de encuentro personal con Cristo y lleva a Dios. De ahí surge el discipulado, el seguimiento de Jesús y la renovación de nuestra vida, por la acción del Espíritu para vivir la comunión con el Padre. c) La comunión y Reconciliación, que es considerado como el fin principal de la evangelización y de la acción misionera de la Iglesia, es lograr la comunión del hombre con Dios, y de los hombres entre ellos: el amor de Dios y el amor del prójimo. A su vez la comunión hace posible una evangelización creíble y eficaz. Evangelizar es anunciar el amor, principio y causa de la comunión y reconciliación a todos los niveles: religioso, familiar, social, político, económico. No hay fuerza más poderosa que el amor para lograr la paz, el perdón, la solidaridad, la justicia y todas las virtudes sociales y cristianas que hacen la comunión con Dios y con el prójimo. d) La Misión y el Profetismo, significa una misionariedad, es decir, se refiere al “mandato confiado por Jesús a los Apóstoles de ser sus «testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra» (Hch 1,8), no como un aspecto secundario de la vida cristiana, sino como un aspecto esencial: todos somos enviados por los senderos del mundo para caminar con nuestros hermanos, profesando y dando testimonio de nuestra fe en Cristo y convirtiéndonos en anunciadores de su Evangelio.

Ahora la arquidiócesis de Santa Cruz, Bolivia, es la Iglesia que acoge este evento, recibirá a 3000 delegados de 25 países que arriban poco a poco a la ciudad. Además, ente los misioneros estarán unos 90 obispos de todo el continente, cinco cardenales, entre ellos el delegado del papa Francisco, cardenal Fernando Filoni, y el nuevo cardenal boliviano Toribio Ticona. Participarán también 450 sacerdotes, 110 especialistas ponentes, 245 voluntarios y más de 1.000 delegados misioneros de las 18 jurisdicciones eclesiásticas de Bolivia.

Motivados por este magno evento las diferentes parroquias de la Arquidiócesis se han organizado para recibir a los cientos de misioneros y misioneras. La idea fue, que sean las familias que reciban, un hogar misionero que recibe a misioneros. Este gesto ha motivado a muchas familias para que acondicionen sus casas y se preparen de corazón para hacer concreta una acogida agradable.

La inauguración será este martes 10 de julio, a las 4 de la tarde, en el atrio de la catedral. Todas delegaciones y los mismos anfitriones vivirán la inauguración presidida por el Cardenal Fernando Filoni, delegado del papa Francisco, y acompañado de otros cardenales y por el nuevo cardenal boliviano, Toribio Ticona.

El programa de miércoles a viernes serán conferencias magistrales y discusiones grupales, por las tardes se tendrán 16 talleres que profundizarán la vida eclesial y los nuevos fenómenos. Al retornar a sus parroquias todos los misioneros tendrán misas, cenas y festejos con las familias acogedoras.

El día sábado 14 será un día especial porque todos los misioneros unidos a los laicos de las parroquias, harán misión puerta a puerta. Terminando todo con una gran celebración de clausura el mismo sábado a las 4 de la tarde en el Altar Papal, en el mismo Cristo Redentor. Desde ahí se dará la clausura de todo este evento eclesial.

-------

* El P. Guillermo Siles Paz, OMI, es sacerdote y Misionero Oblato de María Inmaculada (OMI). Experto en televisión y radio digital, con postgrado en comunicación para el desarrollo.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.