Sección: 

El enemigo más grande al que tenemos que enfrentarnos se llama divorcio fe y vida, manifestó el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, monseñor Carlos Aguiar Retes.

Esto ha sido señalado desde la primera Conferencia General en Río de Janeiro. Explícitamente fue mencionado en Medellín, Puebla y Santo Domingo.

Aguiar Retes señaló que en la próxima V Conferencia de Brasil se debe profundizar el análisis de cómo el divorcio fe y vida daña a la integridad de la Iglesia debilitándola para enfrentar su misión.

“El discípulo no es solamente aquel que va a misa los domingos o que de alguna forma se compromete con el culto, sino es aquel que lleva en su corazón las convicciones del Evangelio y actúa —conforme a su conciencia y a su fe— en todos los órdenes de su vida”, expresó Aguiar.

Asimismo indicó que el futuro de América Latina depende, en buena medida, del papel que jueguen los líderes políticos con convicciones católicas en la transformación de la realidad.

Mayor información: www.yucatan.com.mx

social_buttons