Oct 29 2007
Sección: 

La Habana (EVARED) - José López Piteira se convertió en el primer cubano beato de la Iglesia Católica, al ser declarado como tal, junto a otras 497 personas asesinadas durante la Guerra Civil Española.

Nacido en la localidad de Arroyo Blanco, Camaguey, el 27 de marzo de 1913, hijo de Emilio López Vilelo y Lucinda Piteira Romero, fue bautizado el 11 de noviembre del mismo año en la parroquia de San José, de Jatibonico y Arroyo Blanco.

Textos editados por la Conferencia Episcopal de España establecieron que sus padres viajaron desde Europa a la isla caribeña con el objetivo de procurarse una mejor vida.

Aproximadamente cuando José tenía cuatro años decidieron regresar al viejo continente y establecerse en la región de Galicia.

A los 14 años el muchacho ingresó al monasterio benedictino de Santa María de San Clodio en Orense y después hizo lo propio como novicio al convento de agustinos de Nuestra Señora del Buen Consejo de Leganés, Madrid.

Allí profesó sus primeros votos el 20 de agosto de 1929. Poco después fue enviado al Escorial para terminar sus estudios de filosofía y teología. Fue ordenado diácono el 8 de septiembre de 1935.

El 6 de agosto de 1936 fue detenido y conducido a Madrid donde permaneció cuatro meses en prisión y sus familiares se movilizaron para lograr su liberación ante la Embajadade Cuba.

Al gozar de la condición de ciudadano de la isla pudo ser puesto en libertad, pero se negó argumentando que deseaba correr la misma suerte de sus compañeros.

’Están aquí todos ustedes que han sido mis educadores, mis maestros y mis superiores, ¿qué voy a hacer yo en la ciudad? Prefiero seguir la suerte de todos, y sea lo que Dios quiera’, dijo José López Piteira ante la posibilidad de dejar la prisión.

El 30 de noviembre de 1936, tras un juicio y condena, sacaron a fray José de su celda, le ataron las manos y lo llevaron, con otros 50 agustinos, hasta Paracuellos del Jarama, en las afueras de Madrid, donde los fusilaron.

De ese numeroso grupo de nuevos beatos, el más amplio de la historia de la Iglesia Católica, cinco no son españoles; además del cubano serán declarados beatos dos religiosos franceses y dos mexicanos.

Estos últimos son Gabriel Escoto Ruiz, también llamado ’José María’, carmelita descalzo originario y Luciano Hernández Ramírez ’Reginaldo’, dominico. Ambos de Jalisco.

social_buttons

1 comment

Default avatar
Anónimo
Vie, 11/02/2007 - 00:58

FELICIDADES A TODOS MIS HERMANOS Y HERMANAS CUBANOS POR EL REGALO QUE DIOS LES HA HECHO EN LA PERSONA DE ESTE PRIMER BEATO NACIDO EN ESA TIERRA BENDITA. MUY UNIDA A TODOS USTEDES EN LA ALEGRÍA, ¡FELICIDADES!