Perdona la ofensa a tu prójimo, y así, cuando pidas perdón se te perdonarán tus pecados.

Adjuntos: 

Si alguno era mordido y miraba la serpiente de bronce, quedaba curado.

A ti, hijo de hombre, te he constituido centinela para la casa de Israel.

Todo ser humano tiene una misión que contiene una responsabilidad social: somos llamados a sentirnos responsables de los que comparten la vida y con los cuales construimos la historia. Tenemos responsabilidad frente al bien o al mal de la actuación de los hombres. El centinela mira, cuida, comunica e indica el camino que hay que recorrer.

Cumplir perfectamente la ley consiste en amar.

Adjuntos: 

Por anunciar la Palabra del Señor, me he convertido en objeto de oprobio y de burla todo el día.

El ser “objeto de oprobio y de burla” ¿podrá estar unido al tema de la misión del cristiano que anuncia la Palabra? En la vida de los profetas siempre hubo momentos de incomprensión y de rechazo porque la Palabra es propuesta de cambio, es la que ilumina la historia humana y hace tomar conciencia de las equivocaciones y de los pecados.

No se dejen transformar por los criterios de este mundo.

Adjuntos: 

Pondré la llave del palacio de David sobre su hombro. Lo que él abra, nadie lo cerrará; lo que él cierre, nadie lo abrirá.

La plenitud de la vida y de la historia tiene su origen en Dios y, así mismo, su realización en Él, Él conduce y guía el caminar de las personas y de los pueblos, entre los caminos que los seres humanos construyen como propios. La plenitud de la elección de Dios será en los apóstoles, en la iglesia, allí donde el Hijo garantiza su presencia y pide la disponibilidad para su acción, la de las llaves que abren y cierran el acceso al Reino.

Adjuntos: 

A los extranjeros que se han adherido al Señor para servirlo, amarlo y darle culto… los conduciré a mi monte santo y los llenaré de alegría en mi casa de oración.

Adjuntos: 

“Sal de la cueva y quédate en el monte para ver al Señor, porque el Señor va a pasar.”

No te quedes encerrado en ti mismo. Hay necesidad de salir de un mundo cerrado para abrirse a la dimensión de la vida y de la sociedad. Dios no solo se queda en el momento de la creación, Él permanece a tu lado y continuamente te llama y busca tu encuentro. Liberarse de lo que encierra y quedarse en el monte, el lugar de la cercanía y del paso de Dios.

Tengo una infinita tristeza y un dolor incesante tortura mi corazón.

Adjuntos: 

Todos ustedes… vengan, tomen… sin pagar.

Elegir, privilegiar, poner en el primer puesto al Señor, responde al tesoro encontrado y para el cual se ha vendido todo. No hay razón de gastar cuando la propuesta es fruto de don, del don que el Señor mismo ofrece gratuitamente, don que construye una alianza definitiva porque Él es fiel a las promesas.

Ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni el presente ni el futuro… podrá apartarnos del amor que nos ha manifestado Dios en Cristo Jesús.

Adjuntos: 

Te pido que me concedas sabiduría de corazón, para que sepa gobernar a tu pueblo y distinguir entre el bien y el mal.

La sabiduría empieza desde la conciencia de nuestra realidad de discípulos del Señor, Él es la garantía de la sabiduría que nos revela nuestra realidad y el valor de su presencia: Él es el punto de partida de nuestra vida, Él es quien nos llama a la vida y a la fe, Él es el constructor de la comunidad y de los pueblos, Él es quien sabe como guiar a un pueblo. Dependencia, relación de amor, fuente de toda sabiduría, ese es el Señor.

Adjuntos: 

Al pecador le das tiempo para que se arrepienta.

¿Por qué Señor dejas que el bien y el mal caminen juntos hasta dudar de la victoria del bien? No hay más que llegar a entender que el mal entró en la historia por falla humana y lo que Dios quiere es el cambio; la vida y el tiempo se vuelven el espacio de la conversión, fruto de la conciencia y de la decisión de los seres. La paciencia se vuelve así la virtud propia de Dios para lograr el cambio.

El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad.

Adjuntos: 

Páginas

Subscribe to RSS - Padre Giorgio Peroni - Radio Latacunga