peroniComentario dialogado al Evangelio que sed proclama el 26° Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo A, correspondiente al domingo 24 de septiembre de 2017. La lectura es tomada del Evangelio según San Mateo 21, 28-32.

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo.

La conversación quiere involucrar a los oyentes. Es propio de los discípulos el dejarse conducir por el Maestro, aunque la conversación sabe más a provocación.

Un hombre tenía dos hijos.

Marca la relación de fondo; no se trata de desconocidos, sino de gente que tiene una relación de sangre.

Fue a ver al primero y le dijo: “Hijo, ve a trabajar hoy en la viña”.

Es la familia en su conjunto la que lleva adelante el proyecto; el Padre hace que el hijo sea partícipe y lo invita a asumir la tarea.

Él le contestó: “Ya voy, señor”, pero no fue.

El querer quedar bien es una tentación. Las palabras no siempre reflejan el corazón.

El padre se dirigió al segundo y le dijo lo mismo.

Todos tienen que ser responsables del proyecto, de la historia, allí donde Dios quiere poner su morada para transformarla en vida. Nadie tiene el derecho de sentirse excluido.

Éste le respondió: “No quiero ir”, pero se arrepintió y fue.

El camino del arrepentimiento es el que conduce a cambios sinceros, a toma de conciencia del valor de la vida, a entender la grandeza del “ser familia”, del hacer propio lo del padre.

¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Ellos le respondieron: “El segundo”.

El proyecto del Señor no es una doctrina o un asunto de palabras bonitas, es una nueva creación, una obra que transforma, que da frutos, que exige esfuerzo y trabajo. “No quien dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que hace la voluntad del Padre”.

Yo les aseguro que los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios.

No por ser tales sino por la respuesta de conversión, por las obras que han llevado a transformar su vida, a dejar que la gracia actuara. Los frutos son dones de la gracia y, por lo mismo, no un derecho; pero necesitan la disponibilidad humana para que puedan darse.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.