Virgen MaríaCon ocasión de la Fiesta de la Inmaculada Concepción de María, de tanta devoción en nuestros pueblos, El padre Alfonso Francia se une a la fe de nuestra gente humilde y sencilla que enriquece a la Iglesia y ayuda a avanzar la Teología, y nos comparte este Raimillete de "Poemas a la Virgen".

Por: Alfonso Francia

1.- TODOS FAMILIA

Imitamos a María
si amamos mucho a Jesús.
Imitamos a Jesús
si amamos mucho a María.
Imitamos a los dos
si amamos a todo el mundo,
y en ellos vemos a Dios.

2.-NO HAY EXCESOS

Aunque María no es Dios,
como todo el mundo sabe,
no hay que tener resquemor,
de que haya exceso de amor
de un buen hijo hacia su madre.
Nadie dice más que dijo
el ángel que anunció el "ave",
"avemaría", que el pueblo
reza junto con la "salve".
¡y la vida del Dios Hijo!
Si la Biblia y Teología,
creemos que no se equivocan,

menos se equivoca el pueblo,
cuando le dice a María:
"Tú eres la Madre de Dios,
y eres también madre mía...".
Que discutan y discutan
los sabios en teología.
¡Pero pregunten al pueblo
sobre el amor a María...!

3.-EN EL CANÁ DE LA VIDA

Agridulce de la vida,
de miel, de hiel y vinagre.
María es siempre dulzura
y remedio a nuestros males.

En el Caná de la vida,
cuando la vergüenza es grande,
siempre aparece María
con Cristo al lado expectante.

María es siempre mujer,
sensible, atenta, intuitiva...
Ha comprendido muy bien,
que en el Caná de la vida
podemos enrojecer
al ver las jarras vacías
y no poder ofrecer
el vino de la alegría.

Jesús observa el dolor
de los novios en la boda,
y atiende la insinuación
de su madre previsora.

Que aunque no fuese la hora
de usar su fuerza divina,
para él es ley imperiosa
el mandato de María.

Y se alegra el corazón.
Y brotan vibrantes cantos.
Vino que nace de amor
es vino que hace milagros.

4.-MARÍA, LUNA EN LA NOCHE

La luna cruza la noche
como una aguja de plata,
que cose pecado y gracia,
que cose tiniebla y luz.

Aguja que al negro disco
va inyectando sinfonías
de esperanzas y de días.

Bisturí que rasga y sangra
la larga noche del mal.
Gigante faro del cielo
que ilumina los senderos
de quien busca claridad.

Ojo de niño que mira
por encima de la vida
con ansias de eternidad...

La luna es el corazón
que se crece y se dilata
cuando se enciende de amor
y deja estela de plata.

La noche la hace más luna
y le da ese bello encanto
que da lo blanco a lo negro,
que da lo negro a lo blanco.
Y los millones de estrellas
son las notas de la tuna,
que cada noche embrujada,
la ronda con melodías
de vieja canción gitana,
flores de la noche oscura
con fragancia de flor blanca.

Venus, brillante lucero,
prendido cual bello broche,
escolta a su hermosa dama,
como valiente guerrero,
que luce más su valor
cuando es más duro el sendero
ante el empuje del alba.

Pequeña esponja de luz
sencilla, eficaz, risueña,
que sabe que no es la dueña,
pero administra muy bien
su luz prestada, pequeña,
que ella recibe del sol
y la hace suave, hogareña.

La luna, mujer y reina,
que tan bellas canas peina
en la noche del pecado,
muy dura guerra ha librado
contra las fuerzas del mal.
La vida y la luz ganaron
la gran batalla final.

¡Oh, claro sello de Dios
que nos firma su amistad!
¡Oh, blanco beso de amor
que acaba en la eternidad!

5.-BELÉN : MARÍA Y LOS OLVIDADOS

María :
-No miréis la negra noche.
No miréis tampoco atrás,
que las estrellas fugaces
pueden también deslumbrar.
Juntemos brazos y manos
y miremos al portal,
que Dios empieza a nacer
donde se empieza a esperar.

Yo he comenzado a sentir
aquí dentro el palpitar
de Dios que quiere venir
con nosotros a habitar.
Él elige la pobreza
de aquel que todo lo da.
Vosotros nada tenéis
y sois su cuna ideal.

No tendréis armas ni oro,
ciencia, poder, bienestar.
Nunca os faltará el tesoro
del amor que os nace ya
en la pobreza de un niño
y en mi seno maternal.

Yo comparto vuestras penas,
vuestro llanto y soledad.
Me siento también rebelde
ante tanta crueldad
de hermanos que nos dividen,
que malgastan la heredad
que el amor hace ... ¡de todos!
y el egoísmo ... ¡propiedad!

Ellos acaparan bienes.
Lo nuestro es sólo luchar
y compartir lo mejor,
que es la riqueza mayor
y que es justo almacenar:
mucho amor para vivir
y amor para perdonar,
la ciencia de descubrir
las fuerzas para seguir
en la lucha contra el mal.
Los solidarios podemos,
unidos hasta el final,
hacer un mundo de amor,
de igualdad, justicia y paz.

6.- MAGNIFICAT de hoy

Qué grande, grande es mi Dios,
que elige a una humilde esclava
para engendrar al Amor.

Cómo merece alabanza
quien derriba de su trono
al tirano y opresor.

Cómo merece alabanza
el Dios que elige al humilde
para sembrar esperanza.

Qué grande, grande es mi Dios,
que con su poder aplasta
a quien es explotador.

¡Qué grande, grande, es mi Dios,
que hace inclinar la balanza
del lado del pecador!

Cómo merece alabanza
quien por amor siempre olvida
lo que hicimos sin amor!

¡Qué grande, grande es mi Dios,
que sólo, sólo recuerda,
lo que hicimos con amor!

7.- AL NACER Y MORIR

Lo primero que sentí
al momento de nacer
fue una mirada de amor
y el beso de una mujer.

Y siento que en mi última hora,
al momento de partir,
estará mi Auxiliadora
que me viene a recibir.

8.- LIBERA MI SENTIMIENTO

Oye mi oración, Señora,
tú que engendraste al Amor
en tu vientre sin historia.
Sigue engendrándolo ahora,
en mi mente y corazón.

Que al desgranar el rosario
de esos piropos que siento,
libera mi sentimiento,
para que cante mejor
las glorias y las grandezas,
que en tu vida puso Dios.

9.-Al MENOS UN CLAVEL

¡Qué gozo poder sembrar
el huerto que yo quisiera,
con toda clase de flores,

para ofrecerte, mi vida,
la reina de mis amores!
Y si no puedo sembrar
de flores este mi huerto,
quiero ser enredadera
para así abrazarte entera
muy pegadita a tu cuerpo.
Y si tampoco pudiera...
cultivar quiero un clavel
para tu linda pechera.
¡Pongo el corazón en él!

10.-BENDITA ERES MARÍA

Bendita eres María.
Bendito el ángel Gabriel,
que te anunció la grandeza,
que tienes por ser mujer.
Mujer virgen, mujer madre,
Mujer, siempre mujer.

Benditos esos tus pechos
que amamantaron a Dios,
y benditas tus entrañas
donde se engendró el Amor.

Benditos los que te aclaman,
en todo tiempo y lugar
como elegida del Padre
para madre de su Hijo,
madre de todo mortal.

Benditos los que te llenan
con lágrimas y oraciones,
con piropos y con flores,
cada rincón de tu altar.

Benditos los que te anuncian
como Madre Auxiliadora,
la mujer más ideal,
puente entre Dios y los hombres,
fuente de felicidad.

11.-MARÍA EN TODAS LAS HORAS

Reloj de mi campanario,
que saludas con cariño
a todo el que ves pasar.
Al que madruga o trasnocha,
al cojo, al sordo y al ciego,
al que silba cuando sale
muy temprano a faenar.
Al que regresa cansado
y con ansias de abrazar
a los que esperan su vuelta
a la puerta del hogar.
Tienes mensajes de gloria,
de alegría y de consuelo,
de esperanzas y de miedos,
recuerdos de eternidad.

Con ese girar constante,
y ese rítmico tictac
de tu aguja segundera,
que no deja de bailar...
nos dices que cada instante
es propicio para amar,
y que acordaste con Dios
constituir al segundero
la medida del amor.

Tu tictac es letanía,
preciosa oportunidad
para invocar a María.

12.- LOS DE SIEMPRE

Madre nuestra Auxiliadora,
aquí estamos los de siempre,
contentos como tú sabes,
felices solo con verte.
Nos sentimos hijos tuyos...
No hay razón más convincente.

Levanta tus ojos, Madre,
y míranos frente a frente,
porque mirando tus ojos,
vemos el fuego que tienen,
vemos el fuego que encienden
en nosotros.

Levanta tus ojos, Madre,
y míranos frente a frente,
que mirando nuestros ojos,
verás el fuego que tienen,
verás el fuego que encienden
en los otros.

13.-MADRE, SIEMPRE MADRE

Madre del amor hermoso,
dulce Madre Auxiliadora,
tú eres mi vida y mi gozo,
mi consuelo y mi reposo.
Eres lluvia de dulzura
en mi desierto azaroso.

Madre de los pecadores,
de los pobres y olvidados.
Madre que compartes penas
con tanto padre angustiado
por la vida de sus hijos
que caminan descarriados.

Madre de los que se pierden,
se mofan y te blasfeman,
de los que hicieron un día
muy generosas promesas,
y el virus del bienestar
acabó pronto con ellas.

Madre de los que contigo
fueron por sendas estrechas,
entre ilusiones y cantos,
repartiendo luz y fuerza...
Luego dijeron adiós
y se cambiaron de acera,
o, sin decirlo, se fueron,
nadie sabe por qué puerta.

Tú los buscas sin descanso
que su nombre está en tu agenda,
en tu diario de recuerdos,
de esperanzas aún despiertas.
Los cariños de una madre
no tienen muros ni puertas,
son cariños que no mueren
¡aunque la madre esté muerta!

Una madre nunca olvida,
está con la antena puesta,
la antena del corazón,
que nunca se desconecta.
Sus hijos, aunque estén lejos,
estarán siempre muy cerca,
y aunque corran mucho y huyan,
la madre gana la apuesta.

Si supieran qué es amor,
amor de madre y de cielo;
si gozaran del sabor
de un beso tras el regreso,
de un beso tras el perdón...
La madre, que es intuitiva,
sabe que nunca se pierde
un corazón que es querido,
o un corazón que nos quiere.
Una herida siempre cura
con el bálsamo de amor,
y el aceite de ternura.

María es la medicina,
ungüento de salvación.

14.-MARÍA PUERTA DEL CIELO

Tú eres la vieja Rebeca,
la divina coladera,
la que cuela al pecador
por una puerta trasera.
Una madre no condena,
ni deja que se condene
un hijo, sea como sea.

Lo más creativo...¡el amor!
Por eso tanta artimaña,
-¡qué bien que se las apaña!-
para convertir el agua,
convertir al pecador.

¡Qué madre, pero qué madre!
¡Qué lista, madre, qué lista!,
que te camelas al Padre,
te haces dueña de las llaves
y el Paraíso administras.

"María, hija, qué has hecho",
parece decirle el Padre
cuando ve los cielos llenos
de gentes indeseables.
Y ella baja la cabeza,
como la plasma la imagen,
cual si tuviera vergüenza
por un hecho condenable.

Tras la dulce reprimenda,
parece que se arrepiente,
pero igual hace más tarde.
Nadie puede ya con ella,
nadie en absoluto, nadie.
Al único que obedece
es al corazón de madre.
"Si es que este es hijo mío,
un día me rezó una salve.
Si es que este es hijo mío,
cayó en las redes del aire,
del aire infecto y malsano,
que respiró siendo infante.
Si es que este es hijo mío,
a quien nunca dijo nadie
que soy su madre y lo quiero,
pase siempre lo que pase.
Si es que este es hijo mío,
que se perdió por la calle,
no tuvo familia unida,
y mendigó siempre en balde
las migajas de cariño,
que el epulón no comparte.

15.-PROCESIÓN con la VIRGEN

Acelera, Madre, acelera,
que quieren verte garbosa
los que ya están en la acera,
con el corazón en ascuas,
y oraciones en la espera...

Acelera, Madre, acelera,
que si estos te quieren siempre
a su ladito, a su vera,
como corona de flores
que luces cuando paseas,
aquellos que ves allí,
los pobres ya desesperan.
Quieren regalarte lágrimas
que tú conviertas en perlas,
por eso aguantan y aguantan
con las mejillas aún secas.
¡Qué dura es tu lentitud!
¡Ya no aguantan tanta espera!
¡Acelera, Madre, acelera!

 

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.