Sección: 

Padre Alfonso Francia

¡Qué ojitos, cielo, qué ojitos,
qué miradita más tierna!
Feliz quien vea esos ojos,
y que en sus ojos se vea.
Feliz quien tenga miradas,
miradas así de tiernas.
Feliz si ven en tus ojos
miradas que son estrellas
que conducen al portal,
donde el cielo se hace tierra,
donde se encarna el amor,
donde la luz ya es eterna.

Qué ojitos, cielo, qué ojitos,
con más luz que las estrellas,
que el sol y la luna juntos.
¡La luz más grande y más bella,
la más humana y divina,
la que más luce y calienta!

Libro "Me enamoré de la vida"

 

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.