Sección: 

crisis venezolanaCaracas, Venezuela.– La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) ha calificado de "masacre" el operativo policial del lunes 15 de enero en el que murieron 9 personas, entre ellas el ex agente policial Óscar Pérez, quien se rebeló contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

En un comunicado la CEV "denuncia la horrible masacre evidenciada en las ejecuciones extrajudiciales y muertes de civiles en acciones perpetradas por fuerzas militares".
"Este acto nos pone ante la degradación e irrespeto de la dignidad y los derechos humanos atinentes a cualquier persona", prosigue el escrito de la CEV en el que exigen a las autoridades una investigación sobre dicha operación.
Los obispos venezolanos cuestionan en el texto "la falta de resolución pacífica de conflicto frente a un caso de solicitud de entrega, la ausencia de fiscales en el procedimiento y la utilización de grupos civiles armados" en el operativo, defendido por el Ejecutivo.

Ante tal situación piden a la Fiscalía "que vele por la entrega a los familiares de los cuerpos de los fallecidos", que no se ha dado 72 horas después del operativo policial y "evitando la cremación, sin autorización de estos, para determinar la causa de la muerte".

Pérez se rebeló contra Maduro el pasado mes de junio cuando sobrevoló Caracas con un helicóptero de la Policía científica y disparó contra dos edificios oficiales sin causar heridos o muertos.

En ese momento, jóvenes estudiantes universitarios se manifestaron en las calles de Caracas y hubo muchos muertos y heridos. Desde entonces, de manera clandestina, Pérez ha grabado varios videos que piden un levantamiento popular contra el gobierno de Maduro. El mes pasado asaltó junto a sus hombres una base militar de la que sustrajo armamento y sometió a los soldados, a los que les recriminó su lealtad hacia Maduro.
Antes de ser abatido el ex agente de 36 años difundió en las redes varios videos en los que pedía entregarse para salvar las vidas de los "civiles inocentes" que decía que había en la vivienda donde se atrincheró en la localidad de El Junquito, en la Gran Caracas.

Aunque la Suprema Corte de Justicia nombrada por la Asamblea Nacional ha condenado las acciones de la policía y el ejército, la noticia de la ejecución de Pérez ha generado confusión en la sociedad venezolana y un extraño sentimiento de remordimiento. Amnistía Internacional también condenó el hecho y, junto con otras organizaciones de derechos humanos, solicitó aclaraciones al gobierno de Maduro. Si el gobierno de Maduro había pensado enviar con esta acción un poderoso mensaje al país sobre los riesgos que corren los posibles seguidores de Pérez, los videos que siguen circulando en las redes sociales de la solicitud de rendición de Pérez provocan una reacción completamente opuesta.

Fuente: Agencia Fides

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.