GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas sobre el Evangelio del Domingo)

“Si quieres, puedes limpiarme” (Marcos 1, 40-45)

José Martínez de Toda, S.J. (martodaj@gmail.com), Venezuela, 15 febrero 2009

Moderador/a: Buenos días. Estamos aquí en el Estudio… (Se presentan los participantes).

El Evangelio del domingo de hoy nos pinta una escena dramática: un leproso, que debía estar lejos de la gente para no contagiarla, se atreve a acercarse a Jesús pidiéndolo quedar limpio. Jesús, en vez de huir de él espantado o recriminarle, lo toca y lo cura, llenándolo de alegría. Escuchémoslo.

Lectura del santo evangelio según San Marcos (Marcos 1, 40-45)

NARRADOR/A – En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:

LEPROSO – "Si quieres, puedes limpiarme".

NARRADOR/A – Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo:

JESÚS – "Quiero: queda limpio".

NARRADOR/A – La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio Él lo despidió, encargándole severamente:

JESÚS –"No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés".

NARRADOR/A – Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aún así acudían a él de todas partes.

Parte 1 – Situación de los leprosos

Pregunta 1 – El Evangelio habla de los leprosos, que no podían acercarse a la gente para no contagiarla. ¿Qué era la lepra en tiempos de Jesús? ¿Cuál era la situación de los leprosos entonces?

La lepra tenía varias características:

  •  Primera característica: En tiempo de Jesús, la palabra lepra era usada para una gran gama de enfermedadesde la piel (erupciones, ronchas, manchas, granos). “Los escribas contaban más o menos setenta y dos diferentes condiciones de la piel que se definían como lepra”, incluyendo furúnculos, tiña, soriasis, tumores y eccemas (Edwards, 68; ver también Lev. 13-14), que, cuando se extienden por todo el cuerpo, resultan repugnantes.

    Hoy día la lepra es mucho más restringida y se la conoce como la “hanseniasis", la enfermedad de Hansen, que descubrió el bacilo de la enfermedad. (Los enfermos se llaman “hansenianos”, no leprosos).

  •  Segunda característica: Algunas de estas enfermedades no tenían cura conocida,y por eso se les temía mucho.
  •  Tercera característica: Los «leprosos» eran considerados «impuros» que pueden contaminar. Algunas enfermedades eran altamente contagiosas, así que se requería que los leprosos vivieran en lugares aisladoslejos de su familia y de su pueblo. Cuando se acercaba gente a ellos, debían gritar: “¡Inmundo! ¡Inmundo!”. (Levítico 13:45-46). Debían mantener una distancia de cincuenta pasos lejos de otra persona. Su verdadero drama es no poder casarse ni tener hijos, no participar en las fiestas y peregrinaciones, quedar condenados al ostracismo. La mayor angustia del leproso es pensar que tal vez ya no pueda volver nunca a su comunidad.
  •  Cuarta característica: El Antiguo Testamento tiene varios pasajes donde Dios aflige al pueblo castigándolocon lepra (Números 12:9-10; 2 Reyes 5:27; 15:5; 2 Crónicas 26:19-21), así que la gente frecuentemente interpretaba la lepra como un castigo por el pecado. Estos enfermos eran “malditos de Dios”. Por eso, eran los sacerdotes los que tenían que dictaminar si había enfermedad o curación, cuando ésta se daba.
  •   Quinta característica: La persona afligida por la lepra no podía trabajar, y por lo tanto se le reducía a pedir limosna. Y por lo mismo, su familia también se vería reducida a la pobreza.

    Las consecuencias espirituales, sociales y financieras de la lepra –impureza, aislamiento, y pobreza – eran más terribles que las consecuencias físicas de esas formas más benignas de la enfermedad.

    Pregunta 2 – ¿Hay leprosos entre nosotros?

    En Venezuela está la Isla de La Providencia, con un leprocomio ideado por Bolívar, que llegó a tener en los dos siglos pasados hasta moneda propia, para evitar el contagio.

    En Cuba está el Leprosario de San Lázaro, en el pueblo de El Rincón, atendido por las Hijas de la Caridad desde hace más de 150 años. "Si no fuera por las Hermanas hubiéramos estado muertos", dice uno de los leprosos. "Ellas se desviven por uno, se entregan totalmente". http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/la...

    En Manaos (Brasil), las Hermanas Franciscanas, a través de la Fundación Alfredo da Matta, además de buscar la prevención, se ocupan de la rehabilitación de los enfermos curados, por medio de cirugías para paliar las deformaciones y de talleres para su reinserción en la sociedad pues todavía se les margina. La enfermedad se va reduciendo mucho. En el año 2000 se registraron 382 enfermos nuevos en Itacoatiara (Brasil). Pero este año 2008 los centros de salud de esta ciudad sólo han tenido 55 personas dadas de alta. Así que es alentador ver a estas Hermanas, que trabajan con mucho amor por esta humanidad doliente. (Rosa Herreros: 13 dic 08).

    Pregunta 3: ¿Han oído alguna vez la palabra Molokai?

    Les cuento la historia de “El P. Damián”.

    Un sacerdote, el P. Damián, decidió ejercer su ministerio entre los leprosos de Molokai en Hawai. Y se entregó a ellos con la misma compasión de Jesús.

    Pero un día comenzó su predicación con estas palabras: "Mis hermanos leprosos". Aquel día el P. Damián no sólo era el párroco de los leprosos; era también su igual, era un leproso más. Se había contagiado. Nunca volvió a su tierra. Como leproso que era, tenía prohibido salir de la isla maldita. Y murió de lepra. Su santidad ha sido reconocida públicamente. Ya ha sido declarado beato y está en los altares.>

    El P. Damián siguió el ejemplo de Jesús. Dios Padre lo envió a derribar todas las barreras que nos separan de Él y de los hermanos. Para Dios nadie es intocable, nadie es impuro. Dios no quiere cuarentenas, separaciones, exclusiones, marginaciones….

    (Canción 1)

    Parte 2 – Curación del leproso

    Pregunta 4 – El leproso quebrantó las leyes de los leprosos, y sin embargo Jesús lo atendió. ¿No resulta raro que Jesús no guarde las leyes?

    Efectivamente, traspasa el límite de los cincuenta pasos, que debía mantener, y pide de rodillas: “Si quieres, puedes limpiarme” (Marcos 1,40). La actitud de Jesús ante la ley es de libertad que pone por encima al ser humano: “No es el hombre para el sábado sino el sábado para el hombre.”

    Pregunta 5 – Veo que el leproso no le pide directamente ser curado, sino quedar limpio. ¿Qué es más importante?

    Así que el leproso no dice: “Si quieres, puedes curarme”, sino “Si quieres, puedes limpiarme”. De hecho, la referencia a la ‘limpieza’ aparece cuatro veces en esta historia, y la palabra ‘curación’ ninguna.

    Por lo visto, al leproso le interesa sobre todo volver a la vida normal de la familia, al pueblo, salir de lo impuro, poder ir a la sinagoga, volver a la cercanía de Dios.

    Y acude a Jesús con una absoluta confianza en su poder de Jesús. Y Jesús lo tocó.

    Pregunta 6 – ¿Qué significa “tocar” un leproso en aquella circunstancia?

    El hecho de que Jesús tocara al leproso fue una voluntaria violación de la ley religiosa, que hacía culpable al que tocara a un impuro (Levítico 5, 3).

    Dicen que en Nueva York hay un hombre muy rico, Mr. Trump, que no da la mano a nadie para no contaminarse con gérmenes nocivos. Jesús miró con compasión al leproso, le tocó, y le dijo: “Quiero. Queda limpio”.

    El amor verdadero toca, si hace falta, para sanar las múltiples heridas del corazón.

    Pregunta 7 - Al "tocar" lo intocable (la Ley) y al intocable (el leproso), ¿qué mensaje nos comunica el evangelio y qué consecuencias para nuestra vida?

    El mensaje central es que aquella ley judía, al imponer la marginación, no expresa la voluntad de Dios. La distinción legal entre puro e impuro no tiene vigencia para Dios.

    Jesús afirma el amor universal de Dios.

    Pregunta 8 - ¿Y se curó?

    Sí. En los cuatro evangelios se le atribuyen a Jesús hasta 41 milagros. Mateo es el que cita la mayor cantidad: 24. Y Juan, el que menos: 9.

    Aun los críticos más severos admiten que Jesús debió ser un hombre con poderes para sanar a los enfermos, para aliviarlos o para fortalecer su fe en que podían curarse. Poderes que son difíciles de precisar hoy a dos mil años de distancia. Desde un punto de vista teológico, los evangelios proponen que se vea en cada hecho milagroso no un portento extraordinario, sino un signo de liberación. http://www.untaljesus.net/texesp.ph...

    Pregunta 9 - Jesús le dice al leproso que vaya a presentarse al sacerdote. ¿Por qué?

    Eso lo mandaba la ley judía. Ningún leproso curado podía re-ingresar a la sociedad sin la aprobación del sacerdote. Y ese reingreso era importante para el leproso; y por lo tanto para Jesús.

    Pregunta 10 - ¿Por qué Jesús le prohíbe severamente que hable de ello a nadie?

    Algunos piensan que se debe al llamado «secreto mesiánico», es decir, al propósito de Jesús de mantener oculta su mesianidad y su divinidad. Él quiere realizar su empresa misionera únicamente como siervo obediente de Dios.

    Pregunta 11 - Después de curarse, ¿qué hizo el leproso?

    Se siente amado por Dios, y le viene una alegría incontenible. Es la alegría de la liberación. Y se convierte en anunciador no del mero hecho sucedido, sino del mensaje contenido. Su mensaje es: “Dios no es como me lo han presentado los escribas y fariseos; Dios no discrimina entre los hombres, sino que ofrece a todos su amor y llama a todos a su Reino”.

    Pregunta 12 – ¿Qué consecuencias tuvo para Jesús el anuncio del mensaje por parte del leproso?

    Ese hombre pregona el milagro tan efectivamente que la gente abruma a Jesús buscándolo y asediándolo por todas partes. Quizá muestran su adhesión a Jesús, que pone fin a la discriminación entre puros e impuros y afirma el amor universal de Dios. http://www.discipulasdm.org/biblia/... «Y Jesús no podía ya entrar manifiestamente en ninguna ciudad sino que se quedaba fuera, en despoblado...» (Marcos 1,45b).

    (Canción 2)

    Parte 3 – Lecciones de este Evangelio, de esta Buena Noticia

    Pregunta 13 - ¿No es verdad que nosotros, aunque estemos sanos, somos algo leprosos?

    Yo podría decir hoy como el P. Damián: “Mis hermanos leprosos”, porque somos leprosos e impuros.

    Pero tenemos quien nos toque. Jesús nos dice hoy a todos: “Quiero, queda limpio”. Porque todos hemos sido purificados de cualquier lepra por la sangre de Jesús.

    Pero hay que correr, arrodillarse y suplicarle a Jesús: “Si quieres, puedes limpiarme”. http://www.parroquiaelpilarsoria.es...

    Pregunta 14: ¿A tu alrededor, quiénes son los considerados “impuros” y con enfermedades contagiosas?

    A nuestro alrededor están los indígenas, los que vivimos en barrios, adonde algunos de la clase media y alta no se atreven ni a entrar, las víctimas de la polarización política (“No quiero nada con los del otro partido”), los presos…

    El evangelio de este domingo me hizo recordar esta experiencia.

    “El expresidiario” (Historia)

    De repente, un hombre se me acercó y me preguntó si podía escucharle. Junto a la natural sorpresa, lo que sentí, en principio, fue miedo, porque aquel hombre tenía la ropa sucia y sus ojos estaban rojos por el vino... Pero me quedé y dije que sí, que podía escucharle.

    Me contó que era un ex-presidiario y que acababa de salir de la cárcel. Quería empezar una vida nueva. Buscaba trabajo pero nadie le quería aceptar. Cada vez que decía que era un ex-presidiario, le rechazaban y decían que no había trabajo para él. Se sentía muy mal y me preguntó cuál era la causa de ese rechazo.

    En ese momento, no supe qué decirle. Quería ayudarle, pero no pude hacer nada más que ofrecerle un bocadillo que llevaba para merendar. No lo aceptó; me dijo que le bastaba con que le hubiera escuchado y me pidió que rezara por él.

    Se marchó y me dejó con un sentimiento de tristeza y de impotencia al no haber podido hacer nada por él, algo que mejorara su vida.>

    Creo que los prisioneros o ex-presidiarios son unos de los colectivos sociales que, a veces, consideramos como si fueran “leprosos”. Cuando sabemos que alguien ha salido de la cárcel, rara vez confiamos en él, y apenas gastamos tiempo hablando con él.

    En enero de 2003 unos jóvenes quemaron a un mendigo en Barcelona (España).

    En nuestro mundo hay exclusión, hay separación. Tratamos a algunas personas, como si fueran manzanas podridas, que conviene botar, para que no contaminen a las demás.

    Debemos tender la mano al pobre, no la mano de la limosna barata, sino la mano fraterna, que ayuda, sana y reconcilia. Tender así la mano es también alzar la mano contra un sistema que produce marginalización e injusticia.

    La característica del cristiano es vivir en continua esperanza, lanzarse al vacío a trabajar por el hombre y por el mundo nuevo.

    Despedida

    Les invitamos a la Misa, a la Eucaristía, sacramento del amor. Allí aprendemos a curar y vencer el mal y a no discriminar a nadie, pues todos somos hijos de Dios y por lo tanto hermanos entre nosotros mismos.

    FIN

    Bibliografía

     

  •  Edwards, James R., The Gospel According to Mark (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2002) http://www.lectionary.org/EXEG-Span...

    Este GUIÓN RADIOFÓNICO y el de otros domingos pasados y futuros se halla en www.radioevangelización.org El evangelio de hoy es dramatizado en el capítulo 20 “Un leproso en el barrio” de la serie «Un tal Jesús», de los hermanos LÓPEZ VIGIL. El guión y su comentario pueden ser escuchados y leídos en: http://www.untaljesus.net/caplist.php?id=150

    Advertencias al Equipo de Locutores:

    Conviene que haya un Moderador, que salude al principio, despida y haga las preguntas. Ellas son respondidas por los otros participantes en el programa. Conviene que haya también un Encargado de las canciones, para que las tenga listas y las dé al Técnico de sonido de la radio en el momento oportuno.

    El programa puede durar hasta una hora. Aquí se han puesto algunas sugerencias de ideas, que se pueden abreviar o alargar. Hay muchas preguntas. Elijan las que les parezca mejores. Se han numerado para facilitar su selección. Conviene que se reúnan antes para orar juntos, seleccionar y discutir.

    Es importante tener mucho cuidado en no simplemente “leer” el Guión, como si fuera un cuestionario, sino que lo asuma como una guía de conversación. En radio se nota en seguida cuándo uno está leyendo, y cuándo conversa. Por ejemplo, en la conversación solemos mover las manos, sobre todo si estamos contando algo importante; el que lee no mueve las manos.

social_buttons

2 comments

Default avatar
nicole
Sáb, 11/26/2011 - 12:30

esta oribleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Default avatar
Annie
Lun, 02/06/2012 - 21:14

me podria comunicar si hay musica sobre el evangelio de este proximo domingo por favor

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.