Padre Giorgio PeroniComentario sobre el Evangelio que se proclama el 31° Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo A, correspondiente al domingo 5 de noviembre de 2017.  La lectura del Evangelio es tomada del libro de San Mateo 23,1-12

Dijo Jesús a las multitudes y a sus discípulos.

La conversación tiene a los discípulos y a todos como interlocutores; lo que el Maestro está por decir vale para todo el mundo; su palabra tiene que empapar la historia, es como un mirar adentro del hombre para revelarle que Él mismo sembró en la creación.

"En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos".

La cátedra es desde donde la autoridad dirige a los súbditos. Escribas y fariseos se han adueñado de lo que era propio de Moisés, el enviado para libertar y conducir al pueblo en nombre de Dios.

Hagan, pues, todo lo que les digan, pero no imiten sus obras.

Hay incoherencia y eso es parte de una contradicción. Palabra y obra se contradicen, y eso no puede conducir a la fe. Fe y vida son llamados a expresar lo mismo.

Hacen fardos muy pesados y difíciles de llevar y los echan sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con el dedo los quieren mover.

Una religión que no sea liberación, es una contradicción. Es que el punto de partida es el amor del Padre con el cual nos crea, nos da la vida, nos sostiene, nos perdona haciéndonos capaces de respuestas nuevas y solidarias. Salir de Egipto es para caminar hacia la libertad, liberar para ser libres. Solo en ese ideal es posible entender hasta el sacrificio llevado en comunión y en alegría.

Todo lo hacen para que les vea la gente.

Ser vistos para si y no para la gloria de Dios es vanidad y es vaciedad.

No dejen que los llamen "maestros", porque no tienen más que un Maestro.

Cuando el referente está a-fuera de nosotros, somos libres; si el Maestro es Jesús, podemos con verdad sentarnos a la escucha en círculo, allí donde lo que cabe es la mano que se une a otra mano, sabiéndonos discípulos. Discípulos en la escucha, hermanos en la respuesta.

Que el mayor de entre ustedes sea su servidor.

Políticamente es un camino revolucionario, espiritualmente es el camino recorrido por el Maestro y propuesto como camino de amor, de justicia y de fraternidad. Servir es entregarse y entregarse es eucaristía, o sea pan "entregado por todos".

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.