Padre Giorgio PeroniComentario sobre el Evangelio que se proclama el 33° Domingo del Tiempo Ordinario, ciclo A, correspondiente al domingo 19 de noviembre de 2017.  La lectura es tomada del Evangelio según San Mateo 25,14-30.

 Jesús dijo a sus discípulos esta parábola.

Una vez más nos sentimos parte de la conversación con el Maestro. Es una conversación permanente que se construye alrededor de la vida.

Un hombre que iba a salir de viaje a tierras lejanas; llamó a sus servidores de confianza y les encargó sus bienes.

Es interesante poner la atención a las palabras:

Servidores de confianza: marca una relación íntima que es garantía para el encargo, Dios se fía de nosotros. La confianza lleva a ponerse, y no solo a poner cosas, en nuestras manos.

Les encargó: lo que tenemos no es nuestro, es un encargo del Señor y el encargado tiene la obligación de cumplir lo que el dueño le dice.

A uno le dio cinco millones…

La diversidad de bienes y la cantidad son en razón de las capacidades y, quizás de la confianza.

El que recibió cinco millones fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco.

La confianza lleva a considerar los bienes como propios: hacer producir es asumir responsabilidad para que “den fruto”, fruto de fraternidad.

El que recibió un millón hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Si no es mío, ¿porque tengo que hacerlo producir? El encargo no llega a responsabilizar. La confianza no llega hasta la comunión.

Regresó… y llamó a cuentas.

El encargo movido por la confianza conduce hacia la entrega de las cuentas. Dios sembró confianza; ¿hasta donde ha crecido?

Te felicito, siervo bueno y fiel… Entra a tomar parte en la alegría de tu señor.

Si la alegría es compartir la dimensión profunda del otro, aquí descubrimos el fruto de un proceso de amistad que se hizo cada día más hondo: el don ha sido asumido hasta hacerlo propio y se ha logrado la comunión.

Señor, yo sabía que eres un hombre duro… Tuve miedo y fui a esconder.

El miedo es enemigo de la confianza, de la fe. Si le tenemos miedo a Dios, no asumimos su proyecto y solo nos sentiremos “peones”, lo contrario de lo que quiere Dios.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.