radio Santo DomingoReflexión al Evangelio que se proclama el 23° Domingo del Tiempo Ordinario, ciclo A, correspondiente al domingo 10 de septiembre de 2017.  La lectura es tomada del Evangelio según San Mateo 18, 15-20

¿Juzgar debilita la fe?

El ser humano atraviesa momentos buenos y malos, se equivoca, se apresura, se cae y se levanta. A veces no es consciente de sus errores, pero más de las veces sí. Es en esos momentos cuando hace falta el respaldo o la corrección de un tercero, pues en ocasiones los ojos del prójimo son las únicas ventanas por la que podemos visualizar nuestras faltas.

Juzgar es una práctica dañina que implica que quien lo hace está en un nivel superior, sin embargo no es así,  porque los errores son inherentes al ser humano, y  Jesús nos recuerda que todos somos  iguales y responsables de cada miembro de la comunidad en la que nos desenvolvemos.

«Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos”, dice Jesús. Todo empieza con corregir personalmente a quien está equivocado. “No se trata de descalificar al prójimo, sino de darle la oportunidad de enmendarse y crecer”, explica el sacerdote Carlos Doza Medina.

La fe es una profesión personal que se practica en comunidad y, Jesús mismo reconoce: “donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, resaltando así la importancia de vivir en comunidad, espacio donde las correcciones y reconocimientos permiten al hombre crecer y avanzar.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.