Padre Giorgio PeroniComentario al Evangelio que se proclama el 4° Domingo de Cuaresma, correspondiente al domingo 26 de marzo de 2017.  La lectura es tomada del Jn. 9,1-41

Jesús vio al pasar.

Jesús toma la iniciativa. Él es quien ve. Es una mirada que no se queda en lo físico: desde su relación de Hijo con el Padre, su mirada es hacia los hermanos. La luz que viene desde Dios hace descubrir la fraternidad.

A un ciego.

No ve, todavía no ha venido a la luz, no ha nacido. Es imagen de la ceguera espiritual, de quien no sabe de donde viene ni adonde va, de quien no se ve a si mismo, ni a los demás. El no percibirse como hijo, hace que no se vea a los demás como hermanos. Es la ceguera del pecado que no re-conoce la Palabra que revela al Padre.

De nacimiento.

Desde siempre; cuando aparece el sol, se puede ver. Jesús es la luz que viene de lo alto, que permite ver la realidad.

Jesús escupió en el suelo, hizo lodo con la saliva.

La imagen del lodo hace referencia a la creación: el hombre es una criatura en la que la tierra se une con el Espíritu para hacerse vida. El ver es nacer de nuevo por la intervención del Hijo.

Ve a lavarte.

El tema bautismal es presente. Jesús le pone delante su humanidad y lo envía. La fe es fruto de una respuesta, de una decisión personal que abre el corazón a la entrada del Hijo y se compromete a una vida nueva.

En la piscina de Siloé (que significa 'enviado').

Jesús es el 'Enviado'. Hay que bautizarse en Jesús, en sus palabras, para hacer su voluntad y cumplir sus obras. Esta es la vida cristiana, no un mensaje sino una persona, el Hijo enviado por el Padre para revelarnos y donarnos la realidad de hijos de Dios.

Él fue, se lavó y volvió con vista.

Obedeció. Es tema propio de la vida cristiana, hacer la voluntad del Padre que se ha revelado en el Hijo. Bautizado en el 'Enviado', ve una nueva realidad. Lo que cambia no es la creación sino el modo de verla, de leerla y, desde allí, el modo de responder.

¿No es éste el que se sentaba a pedir limosna?

Hay disparidad en el juicio frente a la misma persona. El acontecimiento es leído en forma distinta dependiendo de donde uno se coloca a mirar. El tema del pecado, el tema de la liberación, el tema de la posibilidad de cambio, el tema del milagro no tiene una lectura uniforme, depende de la actitud del corazón y de la ceguera.

Yo soy.

Dios está, por eso puede decir: "yo soy", porque participa de la vida, de la vida nueva que surge en Cristo, el Hijo del Padre.

Era sábado el día en que Jesús hizo lodo y le abrió los ojos.

El sábado es un tema de conflicto: lo que para los fariseos es transgresión de la ley, para Jesús es cumplimiento de la ley, porque la ley es camino que lleva a la salvación y el milagro es signo de la salvación.

Y había división entre ellos.

La división no es producto de "saber de Dios", es fruto de aceptar que Dios hoy interviene en la historia como libertador del hombre esclavo del pecado. Es allí donde se crea la división, en lo concreto de la obra salvadora, en lo concreto de la historia que exige confianza en Dios, que pide de "saber ver" con los ojos de Dios, que pide de asumir el proceso de liberación.

"Y tu, ¿qué piensas del que te abrió los ojos?" Él les contestó: "Que es un profeta".

En el interrogatorio, es clara la profesión de fe: es uno que ve con los ojos de Dios, el profeta es así, tiene es sus labios la palabra de Dios.

Tú eres puro pecado.

Quien está en el pecado piensa que los demás son "puro pecado". Acusar a los demás es como sentirse libre, pero el tema no va por allí: si uno no se abre a la liberación, no entenderá la liberación, así como quien no ama, no conocerá el amor.

¿Crees tú en el Hijo del Hombre?

La pregunta es como la lectura de lo que está en el corazón, de la aspiración de fondo del ser humano: creer es encontrar la persona en quien depositar la confianza.

"¿Quien es, Señor?" ... "Ya lo has visto; el que está hablando contigo, ése es". Él dijo: "Creo, Señor".

El diálogo es de persona a persona, la fe es de persona a persona. Aquí no se trata de ideas, sino de encontrar y reconocer a quien liberó, iluminó y llamó.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.