padre Héctor HerreraComentario sobre el Evangelio que se proclama el primer Domingo de Adviento, ciclo B, correspondiente al domingo 3 de diciembre de 2017.  La lectura es tomada del Evangelio según San Marcos 13,33-37

Estén despiertos y vigilantes

Comenzamos el nuevo litúrgico con el Adviento, tiempo de esperanza, y preparación para celebrar el nacimiento de Jesús, en nuestra historia y en quien todas las cosas se hacen nuevas. Tres son los personajes del adviento: Isaías ("Salvación de Dios"), Juan Bautista ("Yahvé es favorable") y María ("La preferida del Señor"), quienes nos invitan a vivir la esperanza.

Mc. 13,33-37: "Estén despiertos y vigilantes". El MO de Predicadores Fr. Bruno Cadoré nos desafía a los dominicos, a celebrar el mes de la paz. "Uno de los temas recurrentes de nuestro Jubileo fue la importancia de renovar nuestra predicación como defensores de la paz (como Domingo) en un mundo desgarrado por muchas formas de violencia y guerra. Es muy difícil encontrar un país que se salve de esta dura realidad que engendra el miedo, la inseguridad y la afirmación de estrechas identidades étnicas y religiosas y que ha dado lugar al sufrimiento, a la muerte y al desplazamiento de comunidades enteras.

Adviento, cuando todos esperamos la encarnación del Príncipe de la Paz. Nuestro enfoque en la paz comenzará en el Primer Domingo de Adviento y culminará en el Día Mundial de la Paz de la Iglesia el 1 de enero. Cada mes de diciembre será, por lo tanto, nuestro Mes Dominicano por la Paz. (Carta del MO Roma, 1.10.2017)
Jesús es el hombre que se va de viaje y nos encarga una tarea (v.34). Estén vigilantes, prevenidos, dispuestos a recrearnos como personas nuevas; dispuestos a amar y comprender que el futuro de la espera, se crea en el hoy con esfuerzo viviendo la Palabra de Dios. Hacer nuestra la gran riqueza del amor de Dios y el amor al necesitado. Luchar contra la corrupción, practicando la honestidad, transparencia, solidaridad. Caminar rectamente en la presencia de Dios. Porque tú Señor de la vida y de la historia: "Sales al encuentro del que practica gozosamente la justicia y se acuerda de tus caminos" (Is. 64,4). Dios, nos impulsa a una vida nueva. Él "es nuestro padre, nosotros la arcilla y tú el alfarero. Somos obra de tus manos" Is.64,7)

Adviento es abrir los ojos a la realidad, comprendiendo: Jesús, el Dios con nosotros está en nuestra historia de cada día, para amarnos. Es recordar la venida histórica de Jesús, cuya palabra encarnada nos da la esperanza de que algo nuevo está naciendo: allí donde hay esfuerzo por amarse y amar al hermano, en el gesto solidario construyendo juntos una comunidad, que respete el derecho a la vida, a la verdad, a la libertad y a la dignidad de cada ser humano.

Ser testigos de esperanza, para "alabar a Dios por el don maravilloso de la vida y por quienes la honran y la dignifican al ponerla al servicio de los demás, por el espíritu alegre de nuestros pueblos que aman la música, la danza, la poesía, el arte, el deporte y cultivan una firme esperanza en medio de problemas y luchas" (D.A. No. 106).

Jesús, nos llama a ser fieles a Dios nuestro Padre: "Porque Dios es fiel, y él los llamó a vivir en comunión con su Hijo Jesucristo, Señor Nuestro" (1 Cor. 1,9). Estemos despiertos, recreemos nuestra historia en una historia de paz, comprensión y esperanza. Un mundo nuevo es posible si nos comprometemos a realizarlo. (Fr. Héctor Herrera, o.p.)

 

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.