Padre Giorgio PeroniComentario al Evangelio que se proclama en la festividad de Domingo de Ramos, Ciclo A, correspondiente al domingo 9 de abril.  La lectura es tomada del Evangelio según san Mateo Mt.26,14 – 27,66.

En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote.

Es un tiempo indeterminado, un tiempo que es "todos los tiempos", porque la realidad del evangelio es de siempre. El que entra en acción es "uno de los doce", o sea un apóstol, uno que Jesús había llamado, en el cual había confiado, uno que había participado de la vida del Maestro, de sus ideales. "Los llamó para que estuvieran con él" y, ahora lo traiciona.

¿Cuánto me dan si les entrego a Jesús?

Se está negociando a un esclavo. 30 monedas es el valor de un esclavo muerto por un accidente (Ex.21,32). El Hijo de Dios ya no es considerado ni como hombre, y eso por un amigo. En el deseo de los sacerdotes había dos posturas: en la una el deseo de matarle a escondidas, como un asesinado, y por otro lado el hacerlo público para sentar un ejemplo.

"El Maestro dice".

El proyecto es de Dios. Él toma la iniciativa. El discípulo pregunta, acoge y cumple.

"Mi hora está cerca".

Es el punto cumbre, el de la hora de Dios. Es el momento de la realización de la salvación, es el momento de la entrega, es el momento de la exaltación.

Se sentó a la mesa con los doce.

La comida tiene el valor de hacer comunión, la manifiesta y la construye.

"Uno de ustedes me va a entregar."

Jesús tiene conciencia de lo que está por ocurrir. Entregarse es ponerse en las manos de otro.

"¿Acaso soy yo, Señor?".

La posibilidad de ser el traidor está en todos. Es el rechazo del evangelio.

"El que moja su pan en el mismo plato que yo".

Es el signo de una amistad profunda. Se contrapone amistad y traición.

"¡Ay de aquel por quien el hijo del hombre va a ser entregado!"

Es la peor de las condenas. Que el Hijo muera es parte del proyecto de Dios, pero hay una responsabilidad personal por parte del autor.

"Tu lo has dicho".

El Hijo lee el corazón. Lo dice para intentar la conversión.

Tomó ... pronunciada la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos.

Estamos en una celebración litúrgica. No es un gesto cualquiera, sino un rito cargado de valor, de memoria que actualiza el misterio. Pan y vino tienen el valor de la historia asumida y hecha lugar de la acción de Dios.

Sangre de la Nueva Alianza.

El referente a Ex. 24,4-8 es claro, allá donde la sangre era signo de comunión entre Yavéh y el pueblo. La sangre era purificadora de los pecados rituales, aquí lo es del pecado para el cual no había remedio en el Antiguo Testamento.

"Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño".

Uno solo es el traidor, pero todos sufren las consecuencias. Es el valor social del actuar.

"Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré".

Una auto-estima tan firme y segura, hará que la caída sea más fuerte. Todo el grupo se dispersará, pero Pedro le negará.

"Mi alma está llena de tristeza mortal. Quédense aquí y velen conmigo".

La encarnación llega al momento más dramático: ¡Jesús necesita de sus amigos! Es la primera vez que se manifiesta así, aunque luego necesite de los hombres para dar rostro y voz a su proyecto de gracia. Si el nacer es en comunión con la madre, el morir es en soledad.

"Padre mío, si es posible, que pase de mi este cáliz; pero que no se haga como yo quiero, sino como quieres tu".

La muerte es contraria a Dios. Así es Dios. "pero ..." en la muerte hay que meterle la "polilla del amor". Arriesgarse es creer porque es fiarse.

"Velen y oren, para no caer en la tentación".

La fragilidad de la carne no puede contra la tentación. Como en el "Padre nuestro", hay que rezar.

"Duerman y descansen ... ; ¡levántense! ¡vamos!

Estamos en el punto del drama: ya no importa que duerman o no. La intensidad del momento los hará partícipes del drama.

Llegó Judas.

Es la línea de la traición: confusión, desilusión, venta, entrega.

"Buenas noches, Maestro".

Ironía de quien transforma un saludo en traición.

Y lo besó.

Era la forma del saludo y del reconocimiento.

"Amigo, ¿es esto a lo que has venido?

No hay otro camino para salvar, transformar a los enemigos en amigos.

Uno de los que estaban con Jesús sacó la espada, hirió ...

Las armas, la violencia, son la respuesta inmediata, pero no es la apropiada.

"Vuelve la espada a su lugar".

La opción de Jesús es clara: no se vence al mal con la violencia, no se va contra el proyecto de Dios. Jesús es dueño de la situación.

Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron.

Entran en crisis y no entienden al Maestro; es difícil entenderlo.

Lo llevaron a la casa del sumo sacerdote Caifás, donde los escribas y los ancianos estaban reunidos.

Empieza el juicio en el que no hay suficientes testigos. ¿No habrá razones para condenarlo? La respuesta de Jesús es en el tema mesiánico, pero es difícil decir que eso sea una blasfemia. La decisión ya estaba tomada: o creer en Él o deshacerse de Él.

Pedro los fue siguiendo de lejos.

Negación y atracción: en Jesús hay algo extraordinario que inquieta.

"Tu también eres de ellos, pues hasta tu modo de hablar te delata".

La roca ha caído. No hay recelo en reconocerlo.

Y saliendo de allí se soltó a llorar amargamente.

Delante del pecado no queda más que el arrepentimiento.

Después de atarlo, lo llevaron ante el procurador, Poncio Pilato, y se lo entregaron.

Es el que puede dar la orden de muerte. Los enemigos se unen para enfrentar a Dios.

Judas ... devolvió arrepentido las treinta monedas ... "Pequé, entregando la sangre de un inocente". Y se ahorcó.

Frente al amor y a la gracia no queda más que el arrepentimiento o el suicidio. El pecado es muerte y el suicidio es no creer en el Amor. ¡Nuestro hermano Judas!

"¿Eres tu el rey de los judíos?"

El tema de la acusa se transforma en político, delante de Pilato. Pilato no parece ser convencido de lo que lo acusaban, porque él mismo se encargaba de matar a los rebeldes.

Él nada respondió.

"Como oveja llevada al matadero, enmudecía ... "(Is. 53,7).

Pilato sabía que lo habían entregado por envidia.

¿Inocencia de Pilato? ¿Cobardía o negocio político? Jesús es inocente frente a la ley judía y frente a la ley romana. Pero la decisión estaba tomada. La responsabilidad cae sobre los judíos con el consentimiento romano.

"¡Viva el rey de los judíos!"

Todo sabe a burla. Es el rey y es al mismo tiempo el pueblo representado por el rey. El tema de la realeza hace referencia al que da la vida por su pueblo.

Encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo obligaron a llevar la cruz.

Si el referente es el peso físico, el tema teológico indica que no hay vida cristiana sin cargar la cruz.

Le dieron a beber a Jesús vino mezclado con hiel; él lo probó, pero no lo quiso beber.

Es conciente y dueño de la situación hasta el final.

"Este es Jesús, el rey de los judíos".

"Cuando seré levantado, atraeré a todos hacia mi".

Juntamente con él, crucificaron a dos ladrones.

"Se humilló haciéndose hombre y muriendo en la cruz" y entre ladrones, como delincuente.

Lo insultaban.

O estás con él o contra él: no hay camino intermedio.

Desde el mediodía hasta las tres de la tarde, se oscureció toda aquella tierra.

Es el momento de las tinieblas que parece vencer a la luz y a la vida.

"Elí, Elí, ¿lemá sabactaní?"

La soledad es el drama más profundo de la vida.

Entonces el velo se rasgó ... la tierra tembló y las rocas se partieron. Se abrieron los sepulcros y resucitaron muchos justos.

Termina el tiempo del templo; el paso de Dios marca este momento, momento que abre a la resurrección. Muerte y vida se enfrentaron y, el señor de la vida está por vencer.

"Verdaderamente éste era el Hijo de Dios".

La universalidad de la fe dice de la apertura al mundo: "en ti serán benditas todas las naciones".

Estaban también allí. Mirando desde lejos, muchas de las mujeres que habían seguido a Jesús.

La maternidad crea lazos más verdaderos de comunión.

José que se había hecho también discípulo de Jesús.

Nadie puede sentirse excluido del Reino. También los fariseos son llamados.

Lo envolvió en una sábana limpia y lo depositó en un sepulcro nuevo.

Todo es propio y solo para el Maestro. En Belén había sido envuelto en pañales y puesto en una pesebrera.

"A los tres días resucitaré".

Hasta después de muerto, Cristo asusta. Es y será mártir.

"Tomen un pelotón de soldados".

Como si fuera una guerra. Pero ésta está perdida.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.