Radio Santo DomingoReflexión al Evangelio que se proclama en la festividad de la Santísima Trinidad, ciclo A, correspondiente al domingo 11 de junio de 2017.  La lectura es tomada del Evangelio según San Juan 3, 16-18

Dios, El amor que da vida

Como padre o madre, el ser humano se resistirá a la idea de que su hijo muera en favor de otras personas. Tratará, de cualquier forma, mantener a salvo a su vástago. Incluso si el hijo es despiadado, para los padres no existe hijo ‘malo’.  Por ello, el sacrificio de Jesús en la cruz, en obediencia a su Padre, es uno de los episodios más difíciles de entender.

¿Quién es Dios? ¿Cómo es? Son preguntas que usualmente nos hacemos, aun cuando tenemos fe. Jesús presentaba al Padre en su propia imagen y bajo las mismas acciones de misericordia y bondad realizadas en la comunidad. Es así como funciona la fe, dentro de la comunidad y con testimonios personales que hablan por sí solas, explica el sacerdote Eduardo Pimentel Carranza.

Sin experiencias de fe, el ser humano se pierde entre preguntas existenciales que no encuentran respuestas. Y aún así, Jesús dice: “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna”. A pesar de que la fe mengua, Dios permanece cercano y en alerta, a nivel personal y en comunidad.

En situaciones difíciles, pérdidas irreparables y dolor extremo sentir a Dios como cercano es un reto al que no queremos enfrentarnos. Sin embargo, tenemos al Dios de la misericordia presente en todas nuestras facetas y etapas, porque amó al mundo hasta más allá de la muerte y  restituyó al hombre como heredero suyo con el testimonio de la Resurrección de su amado Hijo: Jesús.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.