Padre Giorgio PeroniComentario al Evangelio que se proclama en la festividad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, CORPUS CHRISTI, ciclo A, correspondiente al domigno 18 de junio de 2017.  La lectura es tomada del Evangelio según San Juan, 6, 51-58.

Jesús dijo a los judíos.

Estamos al centro de la fe judía y en el corazón de la fe cristiana. Los judíos juegan un papel decisivo en la confrontación que llevará a la condena y en el proceso de revelación.

Yo soy.

Es la solemnidad de la revelación. Es el nombre divino.

El pan vivo.

¿Cómo no pensar en el trabajo, en el sudor, en la esperanza? El pan es la vida, el pan es comunión, el pan da la vida porque hace familia.

Que ha bajado del cielo.

La semilla viene de lo alto y en el encuentro con la tierra pone casa y germina.

El que coma.

Comer es asumir, es hacer uno en la vida, el yo y el tu se vuelve nosotros.

Vivirá para siempre.

La vida es fruto de la comunión y la comunión abre a la eternidad.

Y el pan que yo les voy a dar es mi carne.

Pan y carne se unen y se expresan: es el tema del sacramento que hace presencia para hacer comunión.

¿Cómo puede este darnos a comer su carne?

Lo divino siempre está cargado de misterio; hay que fiarse de un Dios que se hizo hombre.

Si no comen la carne ... y no beben su sangre, no podrán tener vida.

Es tajante el tema de la comunión. Es que creer es hacer comunión, es hacer uno con el Dios que es comunión en si mismo

El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mi y yo en él.

Esta es la comunión.

social_buttons

Enviar un comentario nuevo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.