Sección: 

Bogotá, Colombia, (EVARED) - La Iglesia Católica condenó la muerte de los 11 diputados del Valle, pidió claridad sobre el hecho y solicitó que entreguen los cadáveres de estas personas a sus familiares.

Monseñor Fabián Marulanda, secretario de la Conferencia Episcopal, aseveró que el país necesita saber realmente qué fue lo que sucedió con los diputados y que la vida de los secuestrados es responsabilidad de quienes los tienen en su poder.

"No solamente han cometido ese crimen, ese delito de privarlos de la libertad sino que no han asumido esa responsabilidad de velar por sus vidas", dijo Marulanda.

Por su parte obispos, que se encuentran reunidos en el marco de la "IV Conferencia internacional de la Red Católica para la Construcción de la Paz", rechazaron la noticia de la muerte de los 11 diputados del Valle.

La situación humanitaria por la que atraviesa el país es analizada por los sacerdotes desde las primeras horas del día.

Monseñor Hector Fabio Henao, director de la Pastoral Social de la Iglesia, dijo que la triste noticia de la muerte de los diputados, ocupa la atención de los 570 sacerdotes del mundo reunidos en Bogotá.

"Los sacerdotes que se encuentran recibieron con mucha consternación la muerte trágica de estos diputados, lo primero que hicimos fue elevar una oración por los diputados y sus familiares y luego nos dispusimos a efectuar unas reuniones internas donde se estudia la situación", dijo monseñor Henao.

"Lo que nos ha parecido a todos muy preocupante es que la crisis humanitaria colombiana es una crisis muy grave por la magnitud del desplazamiento forzado y le recuerda al mundo que Colombia vive una crisis humanitaria a veces desconocida y olvidada y recuerda la necesidad de la solidaridad para encontrar una solución", aseguró Henao.

Fuente: Radio Caracol

social_buttons