Sección: 

Madrid (EVARED) -El Papa Benedicto XVI advirtió sobre las devastadoras consecuencias que puede tener una ciencia "sin límites" y consideró que frente a la mediocridad y el relativismo" del mundo actual, es necesario un testimonio "radical" del Evangelio.

Defendió la "radicalidad evangélica" de la vida consagrada en una sociedad, la actual, en la que, opinó, se constata “una especie de eclipse de Dios, una cierta amnesia, un auténtico rechazo del cristianismo y una negación de la fe recibida".

"Frente al relativismo y la mediocridad surge la necesidad de esa radicalidad, que testimonia la consagración como una pertenencia a Dios sumamente amado", afirmó el papa.

Subrayó que la "radicalidad evangélica" se expresa en las diferentes misiones que les ha confiado, desde la vida contemplativa, a la educación de niños y jóvenes, el cuidado de los enfermos y ancianos, el acompañamiento de las familias, el compromiso a favor de la vida o la labor misionera.

El Pontífice dio estas declaraciones en un encuentro que mantuvo con 1.664 jóvenes monjas y religiosas en el monasterio de El Escorial, ubicado a 50 kilómetros de Madrid.

Después al interior de la basílica del monasterio, el Papa pronunció un discurso académico, dirigido a jóvenes profesores universitarios, en el que advirtió de que una ciencia "sin límites" puede causar daños devastadores al mundo.

El Papa aseguró que cuando se elimina toda referencia a Dios se puede llegar al totalitarismo político. "Sabemos que cuando la sola utilidad y el pragmatismo inmediato se erigen como criterio principal, las pérdidas pueden ser dramáticas: desde los abusos de una ciencia sin límites, más allá de ella misma, hasta el totalitarismo político que se aviva fácilmente cuando se elimina toda referencia superior al mero cálculo de poder", afirmó.

El Obispo de Roma criticó que en una sociedad "quebradiza e inestable" se piense que la misión de un profesor universitario es exclusivamente la de formar profesionales competentes y eficaces que satisfagan la demanda laboral en cada preciso momento. En ese sentido denunció la "visión utilitarista de la educación".

El Papa agregó que la universidad encarna un ideal que no debe desvirtuarse ni por ideologías cerradas al diálogo racional, "ni por servilismos a una lógica utilitarista de simple mercado, que ve al hombre como mero consumidor".

Fuente: www.emol.com

social_buttons