Sección: 

Cochabamba (EVARED) – Con la lectura del Mensaje al Pueblo de Dios se concluyó la 89 Asamblea de los Obispos de Bolivia reunidos en la ciudad de Cochabamba. La cita bíblica de Juan 6,20 “Soy yo, no tengan miedo”, es el título de este mensaje que describe la reflexión de los Obispos en estos días de Asamblea sobre diversas cuestiones, como la situación de cambio en el país, la Misión Permanente, la educación y la Cumbre sobre el Cambio climático, entre otras.

El documento se divide en 4 partes: 1. presenta la realidad de la sociedad boliviana que está en cambio; 2. la Iglesia, por medio de los Obispos, pide garantías para la libertad en la educación; 3. Invita al diálogo y a la reconciliación entre todos los bolivianos; 4. recuerda la Misión Permanente como tarea prioritaria de la Iglesia local y en todas las diócesis del país. Luego de un año de recorrido, entre problemas y éxitos, aparece como un auténtico desafío el convertirse en “discípulos misioneros”.

Hay pasajes del texto, que evidencian una preocupación de la Iglesia en Bolivia. Por ejemplo, podemos leer: “Urge tomar medidas frente al deterioro de la convivencia social, con el incremento de la inseguridad ciudadana, la delincuencia y la violencia que originan la muerte de muchos bolivianos y que expresan el poco respeto a la vida y a la dignidad de las personas, como hijos de Dios”.

Los Obispos hablan también del ambiente, subrayando “la necesidad de una mayor responsabilidad respecto a la conservación adecuada del Medio Ambiente. La Iglesia quiere ser testimonio de defensa y cuidado de la creación de Dios, como lo hemos afirmado en las Cartas Pastorales sobre la “Tierra, Madre fecunda para todos” y el “Agua, fuente de vida, y don para todos”. Al mismo tiempo, saludamos y deseamos que la Iª Cumbre Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra, que se realiza en nuestro país, contribuya a salvaguardar la naturaleza”

“Otro tema importante sobre el que hemos reflexionado en nuestra Asamblea, ha sido la evaluación del avance de la Misión Permanente que lanzamos hace un año. Después de esta etapa de concientización, nuestra Iglesia tiene un nuevo desafío: hacer de cada bautizado un fiel discípulo y apasionado misionero. Por lo tanto, hoy, les convocamos a ser testigos de Jesucristo ahí, donde se encuentran”. El documento está firmado por todos los Obispos de Bolivia.

LEER documento completo

FUENTE: CEB