Domingo 4B: “Jesús enseñaba con autoridad”

GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas)
(sobre el Evangelio del Domingo)

“Jesús expulsa un espíritu inmundo” (Mc 1, 21-28)

José Martínez de Toda, S.J. (martodaj@gmail.com), Venezuela, 1 febrero 2009

Moderador/a: Buenos días. Estamos aquí en el Estudio… (Se presentan los participantes).

El Evangelio del domingo de hoy presenta uno de los primeros milagros de Jesús reseñado por Marcos al comienzo de su Vida Pública. Representa su preocupación por los enfermos, muy numerosos por lo atrasado de la medicina de entonces. Escuchémoslo.

Lectura del santo evangelio según San Marcos (Mc 1, 21-28)

NARRADOR/A - Llegó Jesús a Cafarnaún y, cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su enseñanza, porque no enseñaba como los letrados, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar:

ESPÍRITU INMUNDO - ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.

JESÚS - - Cállate y sal de él.

NARRADOR/A - El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte salió. Todos se preguntaron estupefactos:

VECINO -¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.

NARRADOR/A - Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Parte 1ª – Introducción

Pregunta 1 – El evangelio describe algo que pasó en sábado, el día de fiesta de los judíos, como para nosotros los cristianos es el domingo. ¿Cuál era el programa de Jesús para los días de fiesta?

La primera actividad que realiza Jesús el sábado es ir a la sinagoga a enseñar.

Jesús va a la sinagoga en sábado, como manda la ley judía (Lucas 4:16). En la Palestina de entonces sólo había un templo (el de Jerusalén), donde se ofrecían sacrificios de animales, pero en cada pueblo había una sinagoga, donde los judíos se reunían. El culto del sábado incluía oración, lectura y exposición pública de las Escrituras, pero sin sacrificios de animales.

El papel del presidente de la sinagoga era de animación, así que invitaba a laicos calificados para que hablaran. Y muchas veces invitaban a Jesús.

Pregunta 2 – ¿Y qué impacto producía Jesús?

Los asistentes se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene potestad, y no como los escribas.

Hacía varios siglos que no se presentaba ningún profeta en Israel. Juan el Bautista había venido y aún estaba predicando junto al Jordán. Pero se va escondiendo poco a poco, mientras deja el paso a Jesús, el anunciado por él mismo como el Cristo enviado por Dios al mundo.

Y aquí tenemos ahora a Jesús, enseñando a la gente que se ha reunido el sábado en la sinagoga para escuchar la Palabra y dedicarse a la Oración.

Pregunta 3 – ¿Cuál es el mensaje central de este evangelio?

Es doble:

  •  Primero, Jesús enseña, predica con autoridad. Realmente es un Rabí, un Maestro. Predica el bien.
  •  Segundo, se preocupa especialmente de los débiles, de los enfermos. Eran sus privilegiados. Esto sería quizá porque los enfermos abundaban por todas partes. La medicina estaba atrasada. Jesús vence el mal.

    (Canción 1)

    Parte 2ª – Jesús enseña con autoridad

    Pregunta 4 – Efectivamente, el Evangelio dice que Jesús enseñaba con autoridad. ¿En qué se manifiesta esa autoridad? ¿Qué significa que Jesús enseña con autoridad y sinceridad?

    Hay dos características en la enseñanza de Jesús:

  •  Primera: Jesús practica lo que enseña. No se queda en meras palabras.
  •  Segunda: Jesús hace realidad lo que dice. La autoridad de Jesús se manifiesta en que la palabra de Jesús se cumple, en que realiza lo que dice, en que lo que dice queda respaldado con hechos. Por ejemplo, ese sábado predicó que nos debíamos amar unos a otros, y ese mismo sábado cura un enfermo con espíritu inmundo en la sinagoga. La autoridad de Jesús está en que dice que viene a salvar, a traer el bien, a expulsar el mal, e inmediatamente lo cumple curando a aquel enfermo, y expulsando el mal de él.

    Pregunta 5 - ¿En qué se diferencia la enseñanza de Jesús de la de los escribas y fariseos de su tiempo?

    Los escribas son estudiosos que interpretan y enseñan la Torá, pero derivan su autoridad de las autoridades que citan y en las que se apoyan. Son expertos del testimonio externo. Su autoridad está basada en credenciales y en su habilidad para citar precedentes.

    En cambio, Jesús enseña con autoridad propia. Su autoridad está en el conocimiento propio. Él habla de lo que Él conoce personalmente. Su autoridad se basa en el Espíritu que ha descendido sobre él en su bautismo (1:10). Su autoridad viene de Dios, pues es Hijo de Dios (1:1).

    Jesús es un Maestro que no sólo habla del Padre sino que habla como el Padre. Y habla con la autoridad de Dios, porque está en comunión con El.

    Pregunta 6 - ¿Qué enseña Jesús sobre el mal?

    Su Buena Noticia es ésta: podemos ser liberados y podemos jugar un papel importante en la expulsión del mal de nuestro mundo y de nuestra vida.

    En otras palabras, este evangelio celebra la llegada del reino – el triunfo de Jesús sobre el mal – la salvación que él trae.

    Una clase de literatura puede pasar días o semanas discutiendo la intención de un autor dado. Se pueden desarrollar teorías y argumentos para apoyarlas. Se puede debatir interminablemente.

    Pero la mejor solución es invitar al autor para que les diga personalmente cuál fue su intención. Una vez que el autor se explica, eso soluciona todo. Nadie puede interpretar un poema con tanta autoridad como quien lo escribió.

    Jesús enseña que hay que traer el bien e expulsar el mal, y Él es el primero en cumplirlo curando a aquel enfermo.

    Pregunta 7: ¿Qué otros ejemplos hay de que Jesús enseñaba con autoridad?

    Frecuentemente se le llama ‘maestro’ (o rabí) a Jesús, pero Jesús no sólo habla, sino que actúa. Se presenta orientado a la acción, y esto confirma su autoridad de lo que dice. Veamos algunos ejemplos del evangelio de Marcos:

    – Los discípulos, en medio de una tormenta, se dirigen a Jesús llamándolo ‘maestro’, y él no sólo enseña recomendando la calma, sino que calma la tormenta (4:38-39).

    Jairo pide a Jesús que cure a su hija que murió. Los vecinos le dicen que no siga molestando al maestro, pero Jesús le dice a la niña: “Levántate”, y ella obedece curada por el mandato (5:35-43).

    – En la Transfiguración Pedro se dirige a Jesús como Rabí (maestro), y sale una voz de entre las nubes que dice: “Este es mi hijo amado: escúchenle” (9:5-7).

    Un padre pide al maestro sanar a su hijo, a quien los discípulos no pudieron sanar, y Jesús lo sana (9:17-29).

    – El ciego de Jericó (Bartimeo) se dirige a Jesús como maestro, y Jesús lo sana de su ceguera (10:51-52).

    – Pedro se dirige a Jesús llamándolo “rabí”, y nota, asombrado, que la higuera que Jesús maldijo se ha secado y murió (11:20).

    – Los fariseos y herodianos llaman a Jesús “Maestro”, aunque con perversa intención, y tratan de atraparlo con dos preguntas difíciles, pero él muy fácilmente saca lo mejor de esa situación (12:14-27).

    Un escriba bueno se dirige a Jesús llamándolo “maestro”. Le hace una pregunta, y reconoce que Jesús ha contestado bien (12:32-34).

    (Canción 2)

    Parte 3 – Jesús expulsa a un espíritu inmundo

    Pregunta 8 – El evangelio dice que allí mismo curó a un hombre con espíritu inmundo. ¿Qué es eso de ‘espíritu inmundo’?

    El espíritu inmundo puede tener varias interpretaciones:

    1 – La medicina estaba entonces muy atrasada. Se desconocía el origen de muchas enfermedades, y no se conocía bien el funcionamiento del cuerpo humano. Por eso fácilmente se atribuía las enfermedades a causas no naturales y en concreto al demonio.

    2 - Por otra parte los judíos estaban obsesionados con la impureza ritual. Había multitud de leyes para resguardarse de la impureza referidas a la sexualidad (la menstruación y la blenorragia eran formas de impureza); a la muerte (un cadáver era impuro); a algunas enfermedades (la lepra, la locura hacían impuro); a algunos alimentos y animales (el zamuro, la lechuza, el cerdo eran, entre otros muchos, animales impuros). Cualquier quebrantamiento de alguna de sus innumerables leyes, hacía que la persona quedara impura ante la ley. Si encima venía alguna enfermedad, fácilmente era atribuida a algún castigo de Dios y a la presencia subsiguiente del demonio o espíritu inmundo.

    3 - La creencia en el demonio era entonces muy generalizada. Es posible que algunos enfermos se autosugestionaran y actuaran como si les dominara un espíritu inmundo. Sobre todo esto ocurría con las enfermedades mentales (por ejemplo, epilepsia, histeria, esquizofrenia), ya que los gritos, ataques y falta de control de los movimientos del enfermo, resultaban llamativos y enigmáticos. Decir “endemoniado” entonces equivalía a decir “loco” y por esto, era lo mismo que decir impuro, dominado o poseído por un “espíritu impuro.

    Los judíos distinguían entre el diablo, que era el tentador,|| y los demonios, que eran la causa a la que se atribuían las enfermedades internas. Por eso se habla siempre de endemoniados y nunca de endiablados.

    A medida que la humanidad ha ido evolucionando de una religión mágica a una religión de responsabilidades personales, estas ideas han ido cambiando o cayendo en desuso. La enseñanza y acción de Jesús contribuyó a modificar todas estas ideas y costumbres. Él, con su palabra y sus actitudes borró la frontera entre lo puro y lo impuro, idea central en la antigua religión.
    http://www.untaljesus.net/caplist.p...

    Pregunta 9 – ¿Y el mal lo tenemos a nuestro alrededor?

    El mal existe desde el principio del mundo. A veces parece que aumenta. No podemos cerrar los ojos ni escapar a esta realidad. El mal existe bajo mil ropajes y disfraces. Solamente tenemos que leer un periódico, escuchar la radio, ver la TV y el Internet, para confirmar la presencia total del mal en nuestro mundo.

    Las llamadas ‘fuerzas del mal’ existen. Unas son de naturaleza social, otras personales.

    Vivimos amenazados por el miedo, el crimen y los robos, que hacen que nos atrincheremos detrás de puertas blindadas. A pesar de los adelantos técnicos, la calidad de vida se deteriora por los miedos y el stress; el mundo de la droga encadena a la gente; hay delincuencia, secuestros, embarazos adolescentes, violencia doméstica, terrorismo, racismo, tráfico de órganos, fábricas de armas para matar, crisis económica…

    Y la realidad es que no conseguimos derrotar el mal.

    Pero el mal también está dentro de nosotros mismos. Dentro tenemos instintos animales, que nos llevan al mal: soberbia, avaricia, envidia… Fácilmente le echamos la culpa al demonio, cuando la culpa es nuestra.

    Hay espíritus oscuros en nuestros corazones. Llámenlos: avaricia, odio, indiferencia, pereza, lujuria, crítica... Ciertamente muchos oscuros espíritus viven dentro de nosotros.

    Pregunta 10 – ¿Cómo enfrentar el mal?

    Nosotros, la iglesia, tenemos la responsabilidad de enfrentar el mal, como Jesús lo hizo, con el poder del Espíritu Santo, que también recibimos en nuestro bautismo. Los seres humanos y concretamente los cristianos podemos luchar contra el mal, podemos liberar a quienes de muchas maneras están oprimidos por eso que en el evangelio aparece como demonio.

    Y esto no vamos a hacerlo solos, sino en colaboración con muchas y muchos, que en algunos casos no comparten nuestra misma fe, pero que se entregan a trabajar a favor de la vida, de la justicia, de la solidaridad...

    Jesús enseña el bien y vence el mal. La misión de la Iglesia es precisamente también “enseñar el bien y vencer el mal”, y hacerlo con Él.

    Pregunta 11 – ¿Cómo reaccionó la gente ante lo que Jesús decía y hacía?

    Todos se quedaron boquiabiertos. La gente se sorprende porque enseña con autoridad expulsando el mal de los enfermos.

    La gente no ha visto nunca algo semejante, y comenzó a decirse:

  •  Pero, ¿qué es esto? ¡Una doctrina enseñada con semejante autoridad!

    La reacción de la gente fue de asombro generalizado ante esta manifestación del poder de la palabra: "Todos quedaron pasmados..." (1,27) y "su fama se extendió por todas partes, en toda la región de Galilea".

    Esta actuación de Jesús confirma su autoridad, primero revelada en su enseñanza (v. 22) y después confirmada con hechos reales. Jesús viene a derrotar el mal y llevar a cabo la salvación.

    Despedida

    Les invitamos a la Misa, a la Eucaristía, sacramento del amor, para ver cómo Jesús enseña y cumple lo que enseña, enseñando el bien y venciendo el mal.

    FIN

    Este GUIÓN RADIOFÓNICO y el de otros domingos pasados y futuros se halla en www.radioevangelización.org
    El evangelio de hoy está dramatizado en el “Capítulo 18 “Un loco quiere entrar”, de los hermanos LÓPEZ VIGIL. El guión y su comentario pueden ser escuchados y leídos en: http://www.untaljesus.net/caplist.php?id=150

    Advertencias al Equipo de Locutores:

    Conviene que haya un Moderador, que salude al principio, despida y haga las preguntas. Ellas son respondidas por los otros participantes en el programa. Conviene que haya también un Encargado de las canciones, para que las tenga listas y las dé al Técnico de sonido de la radio en el momento oportuno.

    El programa puede durar hasta una hora. Aquí se han puesto algunas sugerencias de ideas, que se pueden abreviar o alargar. Hay muchas preguntas. Elijan las que les parezca mejores. Se han numerado para facilitar su selección. Conviene que se reúnan antes para orar juntos, seleccionar y discutir.

    Es importante tener mucho cuidado en no simplemente “leer” el Guión, como si fuera un cuestionario, sino que lo asuma como una guía de conversación. En radio se nota en seguida cuándo uno está leyendo, y cuándo conversa. Por ejemplo, en la conversación solemos mover las manos, sobre todo si estamos contando algo importante; el que lee no mueve las manos.

    El Guión es sólo una guía, pero ojalá se desprendan de él y cuenten algo personal a propósito de algo que aparezca en el Guión. Lo que más impresiona a los radioescuchas no son las ideas, los conceptos y las razones. Es nuestro testimonio personal, nuestra experiencia cristiana como comunidad.

    • Indudablemente Jesús tenia mucha autoridad y sabiduria para con el mal, y nosotros??? tenemos que andar de la mano porque solos somos muy vulnerables, gracias por este espacio y por el documento, sigan adelante con ese poder que Dios nos da. - by Rocio Céspedes León on Jue, 05/24/2012 - 07:27
    • mona perica - by Aleja Santana on Vie, 05/25/2012 - 16:53