Sección: 

Asunción (EVARED) - “Lo que existió fue un desencuentro de culturas, una usurpación de los derechos, una intolerancia de las diversidades que persiste hasta hoy”, señaló el sacerdote salesiano y antropólogo, José Zanardini, refiriéndose al 12 de Octubre, día en que se recuerda el 515 aniversario del descubrimiento de América.

La iglesia católica ha tenido responsabilidad histórica en materia jurídica de no respetar los derechos de los indígenas. Solo unos pocos como el obispo Bartolomé de las Casas, ejerció una férrea defensa de los indígenas contra la opresión de los conquistadores.

Ahora, aunque tardó 500 años, la iglesia con el Concilio Vaticano II logró un pequeño cambio, pero significativo, con el que la iglesia aceptó el valor de las religiones tradicionales y naturales, como el chamanismo y los rituales indígenas, sostuvo Zanardini.

Con ello se revalorizó un aporte positivo desde el punto de vista teológico, considerando a la persona indígena como persona sujeta de derechos, dando valor a sus costumbres, rituales, a sus símbolos como parte de una sola emanación que es el espíritu de Dios, explicó el sacerdote salesiano.

“Aceptar las diversidades, no solo significa admirar el folclore. Sino las diferentes maneras de pensar y de vivir para establecer las relaciones interculturales necesarias”, indicó el religioso.

Jose Zanardini sostuvo que la principal deuda o reivindicación social que la sociedad tiene con los indígenas está en relación con su derecho al cambio cultural. Estos pueblos existen y existirán, no deben ser asfixiados dentro de sus corrales, sino debe que producirse ese cambio cultural que ellos mismos anhelan.

Asimismo mencionó que muchas personas restan importancia a los indígenas y sentencia directamente que estos han perdido su cultura. “No han perdido su cultura…están evolucionando como todos los pueblos”, afirmó.

Fuente: jakueke.com